• Editorial Semana

Frases que apenas se escuchan


Por: Dr. Francisco Rivera Lizardi

riveralizardi@yahoo.com


Pa’ qué te cuento… Ya tú te podrás imaginar… No me vengas con ese cuento chino… Ese perro ya me mordió… Esa película ya yo la vi… Una muestra vale más que mil palabras… Pa’ muestra basta un botón… Está tó pura la peste… (podrido). Aquellas lluvias trajeron estos lodos… Si por mí llueve, que escampe… El que se va no hace falta…(hace falta el que llega). Sarna con gusto no pica… Y si pica no mortifica… Hasta aquí nos trajo el río… (basta ya). Esto está cañón… (bien fuerte). La vida es así. Dale pichón. Y échalo a volar.


Dio un resbalón…(metió la pata). Y entonces, me esperas allí. Pa’ “bregar”. (cita de amor… ) A la cañona… (a la brava, a lo macho). Un casi casi.. (proyecto que se quedó a medias). Se quedó en blanco… (como un papel… jincho…no supo que hacer ni qué decir, se quedó en babia). En la unión está la fuerza… –Mal de amores y celos pasmaos… (amores que no van muy bien que digamos).


Va mi palabra… Va un pelo de mi bigote… Con un apretón de manos basta… (caso cerrado). En los años 20 y 30 cuando los caballeros vestían de traje y chalina (corbata) esos vales tenían valor. Muchos vestían de traje blanco pudor y chaleco… Va de punta en blanco… (muchos pensaban que él o ella iban vestidos de blanco. No…Iban vestidos a la moda, con trajes nuevos, de estreno). Lo que significa es que la persona, al vestir, había logrado su propósito. Vestir bien. Llamativo. A la moda. Había dado en el blanco. La flecha disparada había dado en el blanco. En el mismo disco blanco en el centro de la tarjeta de tiro. Círculos negros y blancos alternados). Dio en el clavo… exitoso. Logró lo que quería. Dio donde tenía que dar.


Ese no tiene un pelo de bobo… (nada). lo tenemos, Camarero en punta!... ( en el hipódromo el caballo Camarero ganaba todas las carreras. Todos los días se escuchaba por la radio esa frase del narrador, al caballo tomar la delantera de la carrera para ganarla. A veces en las reuniones de amigos o familiares se escuchaba decirse la frase al recibir a un recién llegado. –Entre los jóvenes pegó mucho otra frase deportiva, esta vez del narrador de baloncesto. Al llegarle la bola a un encestador muy frecuente, este dribleaba la bola varias veces, se volvía, tiraba y ¡encestaba!: Se llamaba Chest. El narrador logró mucho éxito con la manera de narrar la acción: Chest, Chest, Chest, ¡CHEST! ¡Apúntenlo!


Entró por la cocina… (por la puerta de atrás de la casa. Con desprecio familiar). Entró por la izquierda: ídem por consiguiente).


Los huevos se pusieron a peseta… (difícil). Rasparon hasta el pegao… (llegaron hasta lo último). Está escondido debajo de las piedras… (no aparecía). Esa verdad se cae de la mata… (todo el mundo lo sabe). El que no sabe es como el que no ve… (no va a llegar a ningún lado). Dando palos a ciegas… (sin querer ver las cosas). –Un buche de café y pa’ encima.. . (te levantas de la cama y a trabajar enseguida). Las repartió a diez por chavo…(las regaló). –Ya lo dijo quien lo dijo: “Que el que lo dijo, lo dijo”.) –El perro, después que se levanta se sabe que es macho... –No aguanta más parchos… (no hay más nada que hacer).


Que si patatín, que si patatán… (Que si esto, que si lo otro). Se dejó comer los dulces… (Hicieron con él lo que quisieron). El mangoneo… (Hacer que se hace y no hacer ná). Añadir injuria al insulto… (hacer las cosas peores, ofenderlo más). Jugaron la suerte en cuartos oscuros… (como para hacer trampas, que nadie los viera). Un error garrafal: bien grande). No hay peor ciego que el que no quiere ver…