• Editorial Semana

Gobernador anticipa podría reducir restricciones en próxima orden ejecutiva sobre Covid-19


Por: Editorial Semana, Inc.


El gobernador Pedro Pierluisi Urrutia se mostró esperanzado en poder aliviar las restricciones en la próxima orden ejecutiva que aborde la pandemia de coronavirus, la cual comenzaría a regir a partir del 8 de febrero. Según indicó “hay un rayo de esperanza” para un orden menos estricto, ya que las cifras recientes del Departamento de Salud de la isla han mostrado una reducción en las hospitalizaciones por COVID.


“El 7 de febrero vence la orden actual y lo que he visto en cuestión de estas tres semanas que ha estado la orden que yo emití es que la ocupación de hospitales ha bajado”, dijo el gobernador. “Si la puedo flexibilizar un poco más, lo voy a hacer”, sostuvo.


Advirtió, sin embargo, que cualquier flexibilización se haría con mucho cuidado, y dependería de la data científica disponible al momento.


Entre los cambios potenciales, mencionó la posibilidad de ordenar que las mesas de los restaurantes estén a seis pies de distancia entre sí “independientemente de las tasas de ocupación” y mencionó que está bajo la evaluación permitir que las empresas extiendan sus horas de operación son bajo evaluación.


El Primer Ejecutivo se expresó en ese sentido al dirigirse ante la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE) el pasado martes en el Centro de Convenciones Dr. Pedro Rosselló en San Juan. En dicha reunión se le hizo una petición para acortar el horario del toque de queda, que en la actualidad es de 11:00 p.m. a 5:00 p.m. y la posibilidad de suprimir la restricción que limita la capacidad de operación de los negocios, manteniendo el distanciamiento físico de seis pies de distancia entre mesas y los comensales. La orden ejecutiva vigente permite que los restaurantes operen a un 30% de su capacidad.


Sobre el toque de queda, Pierluisi indicó que aunque sigue pensando que el mismo “restringe y viola la libertad individual”, se debe tomar en cuenta que “seguimos enfrentando una pandemia nunca antes vista en un siglo, al menos y el toque tiene unas funciones. La función que tiene es que la gente, en la medida posible, permanezca en sus hogares”.


“Si fuera por mí, no habría nada de eso, pero no es tan sencillo porque tengo que estar velando (los datos) y la capacidad de los hospitales, porque jamás quisiera ver que el sistema hospitalario se vea comprometido”, subrayó.


Por otro lado, el gobernador reaccionó a las expresiones del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el sentido de que en las próximas tres semanas se enviaría un mínimo de 10 millones de vacunas semanales a estados y territorios, dependiendo de su población.


“Voy a asegurarme de que recibamos las vacunas que nos corresponden como ciudadanos americanos que somos”, aseguró Pierluisi.