top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

¿Hay luz?




Por: Myrna L. Carrión Parrilla


En los más recientes días la pregunta ¿se fue la luz?, se ha convertido en una cada día más común. Ver calles y comunidades a obscuras, semáforos apagados, tiendas con os aires acondicionados apagados, comercios cerrados, ciudadanos luchando porque sus enseres eléctricos se le han dañado, entre otros, se ha convertido en la orden del día en nuestro país. Reconocemos que nuestro sistema como muchas cosas en este país era uno con necesidad de actualización, que muchos factores habían ido erosionando sus bases y que enfrentaba retos que requerían atención y sobre todo valentía para la toma de decisiones. Por otro lado, algunos apostaban a que había la posibilidad de que al igual que cuando la telefonía se privatizo, tendríamos mejores servicios y a mejores precios, pero no ha resultado así.


Una sola compañía maneja el asunto y cada día sentimos estar peor y digo sentimos porque ese es el efecto, sin querer quitar mérito a lo que se pueda estar haciendo.


En esta reflexión te pregunto: ¿alguna vez te has detenido a pensar en cómo la energía impacta cada aspecto de nuestras vidas? Desde encender una bombilla hasta manejar autos, la energía es fundamental para el funcionamiento de nuestra sociedad. Es de todos conocido que la energía es la fuerza vital de la sociedad moderna. Nos permite iluminar nuestras calles, mantener el ambiente adecuado en nuestros hogares, por ejemplo, frescos en verano y permite alimentar nuestras industrias. Es posible que no reconozcamos la importancia de la energía hasta que nos enfrentamos a cortes de energía o aumentos en los costos de los combustibles. Una de las mayores razones por las que la energía es tan importante es su impacto en la economía.


En toda sociedad es fundamental y crucial que el servicio de energía sea constante. De esto depende el funcionamiento de las empresas. Estudiado esta que, la disponibilidad de energía asequible juega un papel fundamental en el crecimiento económico. Sin ella, las industrias colapsarían, y la calidad de vida de la sociedad se vería gravemente afectada.


En resumen, la energía es el motor que impulsa el funcionamiento de la sociedad moderna en múltiples aspectos, comenzando por la economía. Reconocer su importancia y trabajar hacia un uso más eficiente y sostenible de la energía debe ser prioridad en la toma de decisiones.


A medida que avanzamos hacia un futuro cada vez más tecnológico, comprender y manejar el asunto de la energía se vuelve esencial. Hoy en día, la energía eléctrica es indispensable en casi todos los aspectos de la vida diaria. Los hogares dependen de ella para funciones básicas como la iluminación, la refrigeración y el funcionamiento de electrodomésticos. En el ámbito industrial, la electricidad es crucial para el funcionamiento de maquinarias, la automatización de procesos y la mejora de la eficiencia productiva. Además, la electricidad juega un papel vital en el sector servicios, permitiendo la operación de hospitales, escuelas, oficinas y sistemas de transportación. Podemos establecer que la energía eléctrica es el corazón de la modernidad y el desarrollo humano. Su importancia en el presente es innegable, y su papel en el futuro será aún más crítico a medida que avancemos hacia una sociedad más tecnológica y sostenible. Sin duda debe ocuparnos como país y unirnos en la búsqueda de soluciones, pues de enseres dañado e impacto negativo sabemos todos.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page