• Editorial Semana

Honrados de continuar el legado


Por: Juan Ilich Hernández Rivera


Nos honra continuar el legado iniciado por nuestro fundador Juan David Hernández en la publicación de columnas de contenido histórico en Editorial Semana. Queremos comenzar ofreciendo detalles sobre la creación de este taller, según publicado por el propio Juan David en febrero de 2020.


“Estuve discutiendo con miembros del Taller de Investigaciones Históricas de la trayectoria profesional de cada uno de los miembros de la organización. Lo interesante es que desde sus comienzos la dinámica de los miembros era una muy heterogénea. Si bien hubo pedagogos, estudiantes doctorales y de maestría, también hubo comunicadores que de una forma u otra hacían que las actividades fueran un éxito más allá de lo tradicional ya que cubría un espacio que no era llenado por parte de las instituciones académicas. El Municipio de Caguas nos permitió llenar ese espacio con la creación de esta organización. Si bien, había intelectuales probos, no es menos cierto, que sin un aparato de comunicación bien aceitado no hubiera impactado de la manera que lo hizo durante las primera y segunda décadas del siglo XXI...


La primera fase era compuesta por parte de l@s profesor@s: Aida Mendoza, David Figueroa, Carlos Acosta, Ishmael Reyes Pizarro, Esther Santiago, José Javier Aponte–Parsi. y Juan

DRAFTJS_BLOCK_KEY:bbo08Nos honra continuar el legado iniciado por nuestro fundador Juan David Hernández en la publicación de columnas de contenido histórico en Editorial Semana. Queremos comenzar ofreciendo detalles sobre la creación de este taller, según publicado por el propio Juan David en febrero de 2020.


David Hernández. Luego se unió el profesor César Díaz Pazo. Se llevaron a cabo actividades como “La Jornada del Dr. Ramón Emeterio Betances”, la presentación del libro “Nuevas Fuentes para la Historia de Caguas”, “José Gautier Benítez”: Vida y Obra, en la reapertura de la escuela; y el foro Abelardo Díaz Alfaro: Escritor costumbrista puertorriqueño”, las cuales, pese al gran número de inconvenientes, fueron un éxito más allá de lo proyectado. Debemos mencionar que no fueron pocos los profesionales que nos ayudaron en estas actividades”...

Antes de despedirse del plano material, nuestro amado Juan David trazó unas últimas palabras con las que claramente deseaba que se compartieran y continuaran reconstruyendo para seguir el legado integral del intelectual comprometido el cual descansa en dar vida a través del ejercicio de la escritura. Es por medio de este hecho social, que como bien dice el filósofo francés Gilles Deleuze (1975): “Escribir es un asunto con el devenir, siempre inacabado, siempre en curso, y que desborda cualquier materia vivible o vivida.” Por tal motivo es que continuaré con su impronta y siembra hacia la apertura a la concienciación social porque es gracias a ella que nos vamos haciendo más autocríticos, conscientes y sobretodo más humano. Y ese es el factor crucial del historiador, escritor e incluso del mismo empírico, rasgos que mi padre Juan David bien los empataba en su estilística narrativa. Su pluma y pie forzado estriba a base del amor y conciencia, tanto de lo social como de sí, ya que sin estos dos grandes epítetos jamás se podrá apostar hacia la transformación de los capitales sociales y culturales. Así que, como hijo y miembro del Taller de Investigaciones Históricas nos place decirles que la microhistoria y memoria del pueblo de Caguas seguirán desempolvándose y divulgándose como le hubiese gustado a nuestro “Juanda”. Sus últimas letras para su columna (Parte V de la serie ‘Ilustres’) decían así:


Después de la transformación de la economía en Occidente, la solidaridad y el sentido de grupo fue mermando gradualmente. Las organizaciones llevadas a cabo por parte de voluntarios como: Las Hijas de María, los Caballeros de Colón, La Logia Odfélica, los Escuderos de Colón, Los Clementinos, Los Caballeros del Santo Nombre, Las Hijas de María, entre muchas otras, fueron disminuyendo de forma dramática, cosa que hizo languidecer el lazo comunitarista en la formación de los grupos.


¡Te abrazamos desde este otro lado de la vida, nos estamos viendo amado Juan David!