• Editorial Semana

Hostos y la Liga de Patriotas


Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


“No es patria si nos quitan el derecho de servirla, si la entregan a los que la desdeñan, si nos niegan posesión de lo nuestro”.

(Eugenio María de Hostos)


El próximo lunes, 11 de enero de 2021, se celebra el Natalicio 182 del prócer mayagüezano, Eugenio María de Hostos (1839–2021), reconocido históricamente como uno de los intelectuales puertorriqueños más internacionalistas de todos los tiempos. Al igual que Ramón Emeterio Betances y muchos otros destacados puertorriqueños, Hostos podría ser denominado “dominico-boricua” al nacer de la unión de padre dominicano y madre puertorriqueña. Sin embargo, tal y como ocurrió con tantos otros patriotas puertorriqueños del siglo 19, Hostos fue perseguido y desterrado de su propia patria por la sencilla razón de reclamar la independencia de Puerto Rico y Cuba del yugo colonial español. República Dominica ya gozaba de su propia independencia.


Reconocido como “El Ciudadano de América”, Eugenio María de Hostos forma parte, por mérito propio, de un exclusivo circulo de pensadores de nuestra América por su prolífica trayectoria como filosofo, escritor, periodista, jurista, sociólogo y educador adelantado a sus tiempos. Por tal motivo, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, Ciencias y la Cultura (UNESCO) lo ha reconocido como uno de los cincuenta educadores más influyentes de nuestra historia. A través de la enseñanza en Venezuela, Perú, Chile y República Dominicana Hostos enfatizó en el desarrollo de la razón, la moral, el derecho y las libertades individuales y colectivas. Favoreció una educación científica, inclusiva y progresiva. En Chile promovió la educación científica de la mujer y la construcción del tren trasandino entre Chile y Argentina. En Perú lucho por la libertad de los chinos ante su condición de esclavitud y en la República Dominicana fundo la Escuela Normal de Pedagogía para la formación de maestros. De ahí que los dominicanos lo hayan honrado al ser sepultado en el Panteón Nacional donde yacen los restos de sus héroes nacionales.


Hostos favoreció la Confederación Antillana (República Dominicana, Cuba y Puerto Rico) impulsada por el dominicano Gregorio Luperón y Ramón Emeterio Betances. El objetivo de la Confederación era crear un bloque económico, laboral, político y educativo capaz de combatir los ataques imperiales de Inglaterra, Francia, Holanda, España y el propio Estados Unidos con su Doctrina Monroe “América para los americanos”.


Tras 40 años de ausencia, Hostos regresó a Puerto Rico al concluir la Guerra Hispanoamericana para promover la descolonización del País mediante un plebiscito. Para ello, Hostos reunió en Juana Díaz a un grupo de patriotas puertorriqueños para impulsar, mediante su propuesta denominada Liga de Patriotas, un plan educativo para el cultivo de la razón y el conocimiento a fin de superar el lastre colonial y las luchas partidistas. Su propuesta, además, enfatizaba en la enseñanza de asuntos del derecho, libertades, deberes, responsabilidades, moralidad y solidaridad entre los puertorriqueños.


Hostos logró reunirse en Washington con el presidente William McKinley pero su petición fue denegada. ¡Cualquier semejanza con el presente es pura coincidencia! !

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png