top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

¿Identidad nacional en estado de extinción? Parte II




Por: Juan Illich Hernández


Al ya tener una mirada panorámica y un acercamiento más claro acerca del irreversible, pero complejísimo problema de la cuestión identitaria nacional, encontramos que este aún no ha dejado de ser un tópico para retomar cada cuatrienio electoral. Sin embargo, en estas próximas elecciones los partidos con mayor trayectoria y desastre administrativo (Partido Popular Democrático & Partido Nuevo Progresista) han dejado atrás dicho el discurso pro-patrio. Inclusive, esto puede visualizarse en los mismos partidos de oposición como el Partido Independista Puertorriqueño, Movimiento Victoria Ciudadana y Proyecto Dignidad los cuales han adoptado otros medios de agitación para llevar a cabo sus fines.


Si amarramos cada uno de los análisis discursivos que presentan los líderes de los partidos, hallamos que la forma de cómo integrar esfuerzos no es ya mediante el “issue” o problema de la cuestión identitaria-nacional, sino más bien con la cuestión de combatir contra la Junta de Control Fiscal y reducción de la deuda. Precisamente, han sido los abruptos cambios sociopolíticos que hemos tenido entre “populares versus penepés” como diríamos coloquialmente, que el no asimilar e incorporar a cabalidad tales efectos, pasa a un segundo plano lo identitario-nacional.


Eso sí, el que pueda emplearse una llamativa y conmovedora predica no significa que dentro del imaginario social el asunto de lo identitario haya sido extinguido. Más bien, ha cobrado una virazón regenerativa la cual actualmente es concebida como un fenómeno social en vías de desarrollo, dado que lo identitario como lo nacional son conceptos plásticos/retransformativos. Así como la modernidad es paradójica y compleja en el sentido del filósofo Jean Baudrillard (1987) lo mismo sucede con la historia-cultural, fenómeno que implica fractura y sobre todo cambio social e identitario.


Considero, que al sumergirnos hacia una era de la digitalización y capitalismo de la vigilancia el cual descansa sobre plataformas virtuales (TikTok, WhatsApp, Instagram, SpaceX, etc.) supone una determinante metamorfosis entre lo identitario versus lo cultural. Y qué mejor forma de cómo representar dichas alteraciones en la psicología de los puertorriqueños que mediante la reconstrucción de la percepción social, gracias a la utilización de las redes sociales como medio de conversión para ilustrar su “perfecta imagen como salvadores de la patria”. De hecho, si observamos a nivel general, todos los candidatos a la gobernación y a su vez escaños políticos no solo llevan a cabo una extensa agenda propagandística en las redes sociales, sino que también proyectan su vida cotidiana e incluso íntima en estos espacios.


Queda claro, que el capitalismo de la vigilancia según la socióloga Shoshana Zuboff (2013) es el encargado de mercadear y explotar digitalmente las tendencias, plus datos personales. De esta manera las poblaciones híbridas, es decir, masas multiculturales son valorizadas e integradas al nuevo discurso “innovador” de rehacer la patria. Es en ese sentido, que en lugar de señalar que lo nacional e identitario se encuentra en peligro de extinción, más bien a lo nos estamos remontando es a una mutación de lo nacional como bien expone Carlos Pabón (2003).


Podría parecer para muchos un tormento o planteamiento inverosímil lo que presento, pero Puerto Rico desde hace más de tres lustros, se sitúa en una especie de acertijo recurrente en lo que concierne a lo nacional e identitario. Quiénes mejor dibujan una pista sobre estos ligeros y constantes cambios no fueron los mismos PNP bajo las ominosas figuras de Ferré, Roselló, entre otros, sino también PPD desde el muñozcismo.


Es por ello, que el discurso nacionalista cultural se ha tornado hoy en uno neonacionalista… (Continuará)

39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page