top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Independencia, ciudadanía y pasaporte


Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


En ánimo de continuar el tema de la columna anterior (Interdependencia entre los países soberanos), el PIP sostiene que, y cito: [la independencia le permite a Puerto Rico establecer relaciones con el resto del mundo mediante tratados bilaterales, o multilaterales, mediante los cuales el país participaría con igual capacidad jurídica que los demás países. Solo la independencia nos faculta para aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece en la actualidad la interdependencia global. En cuanto a ciudadanía y pasaporte, desde 1917, las leyes de nacionalidad de EE.UU. han dispuesto que las personas nacidas en Puerto Rico son automáticamente ciudadanos estadounidenses. En consecuencia, cuando viajamos al exterior nos vemos obligados a usar el pasaporte de Estados Unidos, a donde hemos podido viajar sin restricciones desde el año 1900, es decir, incluso antes de ser ciudadanos de dicho país.]


En ese sentido, el PIP puntualiza que, y cito: [nunca se nos ha permitido ostentar la ciudadanía que naturalmente le corresponde a la nacionalidad puertorriqueña de la cual somos parte. Jurídicamente se nos ha negado la ciudadanía puertorriqueña que emana de la soberanía que no hemos podido ejercer, mientras que se nos reconoce jurídicamente una ciudadanía ficticia que no corresponde a nuestra nacionalidad. La independencia implicará el reconocimiento internacional de la ciudadanía puertorriqueña con todos los derechos y prerrogativas inherentes a una ciudadanía o nacionalidad respaldada por los plenos poderes soberanos de la nación. Toda persona nacida en Puerto Rico antes o después de la proclamación de la independencia será ciudadano de la República de Puerto Rico y, como tal, tendrá derecho a utilizar el pasaporte puertorriqueño que expida el gobierno de la república para viajes internacionales.]


[A partir de ese momento, la ciudadanía estadounidense que ostentan las personas en Puerto Rico dependerá de lo que disponen la Constitución y las leyes de nacionalidad de EE.UU. Aquellas personas que quieran renunciarla por haber adquirido la ciudadanía de Puerto Rico podrán hacerlo. Por su parte, las personas que quieran retenerla, también podrán hacerlo. Será una decisión individual que protegen la Constitución y las leyes de Estados Unidos.]


[Luego de proclamada la independencia, las personas que nazcan en Puerto Rico serán ciudadanos de Puerto Rico. Pero, además, es posible que adquieran la ciudadanía de otros países, incluidos la estadounidense, si cumplen con los requisitos que establecen las leyes de esos países. Por ejemplo, si uno de sus padres es ciudadano de EEUU y cumple, además, con otras condiciones dispuestas en las leyes de nacionalidad de dicho país, el hijo o hija nacida en Puerto Rico puede recibir la ciudadanía estadounidense de sus padres, además de ser ciudadano o ciudadana de Puerto Rico por haber nacido aquí. Es decir, las personas que ostenten dos ciudadanías podrán utilizar cualquiera de los dos pasaportes para viajar al exterior.] Cerramos la cita.


De nuestra parte, se aproxima la ‘Suprema Definición’ la cual nos permitirá ostentar y disfrutar de nuestra propia ciudadanía y pasaporte a tono con nuestra nacionalidad e identidad puertorriqueña, latinoamericana y caribeña.

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page