• Editorial Semana

Inmuebles de valor histórico en Caguas


Por: Juan David Hernández León, PhD c.

profjuandahernandezasoc@gmail.com


Las realidades de los pueblos se pueden esconder, falsear y tergiversar pero jamás se borran de la memoria de los pueblos. De una forma u otra se transmiten a través de la memoria oral o de escritos inconexos que estudiosos se dan a la tarea de unir e interpretar para que de alguna manera se tenga un panorama del por qué de mucha de la conducta que se manifiesta en el presente. Existen muchas formas de conocer estos elementos. Entre muchos otros podemos mencionar la música, los deportes, las artes plásticas, cuentos, dramas y tertulias formales e informales. No podemos dejar fuera de la ecuación a los archivos históricos municipales, generales y de las distintas instituciones públicas y privadas, como tampoco las fotografías, las discografía, filmotecas y bibliotecas porque éstas tienen un cúmulo de información que son indispensables para la investigación de la realidad.

Caguas desde los comienzos de la historia de España en la Isla se ha distinguido por funcionar distinto a las metrópolis en Puerto Rico. Aún los movimientos políticos como la independencia, el autonomismo y la anexión, en el caso de Caguas corrieron por carriles distintos. A manera de ejemplo podemos mencionar a personas que trabajaron para administraciones que no eran independentistas, sin embargo estuvieron dispuestos a arriesgar su vida por mantener el derecho de los nacionalistas a llevar a cabo una actividad de desafío en la Plaza Santiago R. Palmer de Caguas. Tenemos que reconocer a Doña Amalia H. Mangual y Don Julio Aldrich. Este último terminó en el Partido Nacionalista después del 1940.


De otra parte tenemos que los autonomistas tienen en la ciudad una trayectoria que ha impactado a toda la Isla. A fines del siglo XIX, la tendencia Muñocista de la autonomía se dictaba desde Caguas. La reunión del Consejo Administrativo del Partido Autonomista para establecer los acuerdos del Pacto Sagasta – Muñoz, el cual le dio la autonomía a Puerto Rico en el 1897, se llevó a cabo en Caguas. Cuando hubo contradicciones irreconciliables entre los anexionistas republicanos y los autonomistas se llevaron a cabo acciones violentas por parte de las “turbas” de Mauleón y los elementos más recalcitrantes del Partido Republicano. Los mismos le quemaron el periódico La Democracia a Muñoz Rivera y amenazaron de muerte a la familia del líder. Ante esta situación los cosecheros de tabaco y caña de la ciudad se unieron y trajeron a Caguas a la familia de Muñoz, le consiguieron un local para reinstalar el periódico y a la familia.


A raíz de esta confrontación, el Partido Federal Americano, presidido por parte de Luis Muñoz Rivera decidió no participar en las elecciones del 1900. La reunión para que no se participara en esas elecciones se llevó a cabo en la casa de D. Santiago Rosario. Tenemos entonces que los inmuebles que quedan: en la calle José Gautier Benítez esquina Manuel Jiménez Sicardó (Joe & Davis) vivió Luis Muñoz Marín, en la esquina de la calle Manuel Jiménez Sicardó y Baldorioty de Castro, se llevó a cabo la primera abstención electoral bajo el gobierno de EUA; en la calle Dr. Ramón Emeterio Betances esquina Baldorioty (frente a la plaza) se llevaron a cabo los acuerdos entre los miembros del Partido Autonomista Puertorriqueño. Es deber de todos preservarlos porque aunque no compartamos la ideología es parte integral de nuestra historia de pueblo y de país. . .continuaremos.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png