• Editorial Semana

Inmuebles de valor histórico o arquitectónico


Por: Juan David Hernández León, PhD c.

profjuandahernandezasoc@gmail.com


Nuestro Municipio tiene una serie de riquezas en los inmuebles que están enclavados en las calles del Centro Tradicional Urbano que nos hacen reflexionar en torno a la historia intrínseca de las mismas. La calles que mencionamos en las pasadas columnas, pudimos corroborar que no siempre tuvieron el mismo nombre. Comenzaremos con la calle Sanz, la cual se le cambió el nombre a la calle del Recreo y posteriormente a la Calle Luis Muñoz Rivera. La importancia de la calle la hacía apetecible para la construcción de edificios que le dieran realce a la Villa o a la Ciudad. Si comenzáramos desde la entrada al Municipio tenemos que podríamos comenzar con el Puente Las Damas.


La primera versión del puente, se construye para el 1850 y en el 1854 fue destruido por parte de una creciente del Río Cagüitas. Luego de que quedara destruido el puente, el Ingeniero Gustavo Steinacher, presentó al gobierno, un proyecto para construir un puente colgante, a base de cables. Este proyecto fue aprobado y fue contratado el mismo Steinacher para que diseñara y dirigiera los trabajos de la construcción del novel puente. El mismo fue inaugurado en el 1858 y se le bautizó como “El Puente Isabel Segunda”. Este fue el primero en su clase en América Latina por lo que había mucha desconfianza de este puente colgante. Debemos mencionar que mientras se construía el puente colgante se construyó un puente provisional de madera, tipo vado.


En el 1861 en una crecida de Río Cagüitas, se socavaron las bases del puente, cayendo el mismo. Se desarmó la estructura para reconstruirlo, lo que nunca sucedió. . .por lo que se continuó utilizando el antiguo puente provisional de madera. Nos señala el historiador Adolfo Vilar que para el 1870, periodo de miles complicaciones económicas y calamidades que pasaba tanto el país como Caguas, se comienza la construcción del puente. La capacidad económica del municipio era casi nula por lo que la construcción del puente estaba incompleta y se necesitaba una inyección de capital de lo cual debo señalar que el Honorable Alcalde Ramón Fernández (1870) le solicitó la ayuda a la ciudadanía para culminar este importante nexo de Caguas con la Capital y la contestación de las mujeres no se dejó esperar.


De inmediato se organizó un comité para recaudar fondos para llevar a cabo esta obra capital de beneficio de toda la región. Se formaron dos grupos de damas: unas eran representadas con el color azul y otras con el color rosa. Estas damas entraban a las verbenas, las peleas de gallo, a las fiestas reales al igual que de persona a persona, recabando la ayuda para el proyecto antes mencionado. La realidad es que el puente se pudo terminar gracias a este equipo de trabajo, que estaba compuesto por: Sra. Josefita Sicardó de Jiménez – Presidenta, Sra. Dolores Martínez Borrero – Vicepresidenta, Sra. Gerónima Guinal de Borrás - Tesorera, Sra. Obdulia López de Sotomayor – Vocal, Sra. Sra. Eladia Cruz de Jiménez – Vocal y Doña Concepción Morales de Calvo. Este equipo de trabajo logró conseguir los fondos necesarios para culminar el proceso de la construcción del puente, por lo que fue bautizado muy merecidamente con el nombre del “Puente Las Damas”.


En la entrada del pueblo se encontraban dos inmuebles que ya no nos acompañan. El primero fue “La Cooperativa de los conductores de carros públicos de Caguas y la estación de gasolina “ Shell” y justo al frente estaba lo que se conoció como “ La Romana”. En este último lugar era que llegaban los trenes de caña, los cuales se pesaban los vagones vacíos y luego llenos, para saber la diferencia de la carga y pagar por la mercancía transportada

. . . continuaremos

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png