• Editorial Semana

La bolita en Caguas


Por: Juan David Hernández León, PhD c.


La historia es la memoria de los pueblos y existen múltiples formas de mantener informada a la población. Entre otras tenemos la memoria oral que pasa d generación en generación para recordar elementos fundamentales en la vida cotidiana, la cual se cuenta de abuelos a padres y de padres a hijos de forma verbal.


La lectura de libros, periódicos y revistas que ya de manera más formal nos presentan opiniones, enfoques de los hechos o situaciones. De todas estas fuentes de información no existe ninguna que nos muestre la realidad como el documento. El documento y su interpretación es una fuente insustituible para los investigadores. Es por eso que se le da tanta importancia por los historiadores, sociólogos, científicos sociales, científicos naturales, arquitectos, literatos y planificadores, entre muchos otras ramas del saber al documento histórico.


Los centros de acopio de estos documentos como los archivos históricos: El Archivo General de Puerto Rico, la Colección Puertorriqueña de la Biblioteca Lazaro de la Universidad de Puerto Rico, el Archivo Histórico de Caguas “ Abelardo Díaz Alfaro” , sin tocar los archivos del Departamento de Justicia en donde se guardan desde el 1880 el desarrollo de la propiedad inmueble de los pueblos mediante la identificación de cada parcela por su número de Finca,Tomo y Folio, que les corresponden cuando se inscribe en el Registro de la Propiedad, al igual que el Departamento de Tasación de la Propiedad, hoy Centro de Recaudación de Impuestos Municipales (CRIM) que identifica cada propiedad por un número catastral. De otra parte están los archivos privados como los Archivos Parroquiales de la Iglesia Católica y la labor magistral que han llevado a cabo otros tipos de órdenes religiosas como los Mormones. Si bien se necesitan cientos de metros de bienes inmuebles para mantener esos documentos al servicio del pueblo, no es menos cierto es donde se encuentran los datos de nuestra historia. En esa dirección , planteando que los documentos se están deteriorando, el legislador Tomás Rivera Schatz ha presentado un Proyecto de Ley en el cual entendemos que se corre el riesgo de perder estas fuentes de acopio de la historia de nuestro pueblo. Estamos claro que la cultura puertorriqueña no es una prioridad para la actual administración y mucho menos para Don Tomás Rivera. Es por eso que el Taller de Investigaciones Históricas se opone a que se apruebe este proyecto de ley presentado el 24 de julio de 2020.


Se ha pasado por alto los esfuerzos de personas como: Don Ricardo Alegría, D. Luis de La Rosa, Doña Milagros Pepín, Doña Marta Villaisán y Doña Karem Cardona entre otras que dedicaron sus mejores esfuerzos para mantener y organizar el Arhivo General de Puerto Rico. Si bien se está claro que los documentos ocupan espacio , existen muchas alternativas como escuelas, cárceles y otros edificios públicos que las administraciones gubernamentales han desocupado y se pueden utilizar para esos fines. No pretendemos reducir que por espacio, se elimine una fuente de información que puede ayudarnos a fiscalizar las distintas administraciones gubernamentales. Es obligación de todas las organizaciones de intelectuales como los profesionales que mencionamos anteriormente que nos unamos para decir NO AL PROYECTO DEL SENADO 1661 del 24 de julio de 2020 y lo aprueben como ladrón en la noche...

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png