top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

La desgarradora historia de Haití




Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


Francamente, desde sus orígenes, la trayectoria social, económica y política de Haití ha sido trágica y demoledora. Conquistada originalmente por Cristóbal Colón en 1492, Haití, cuya población ronda los doce millones de habitantes con un territorio que apenas alcanza una tercera parte de La Española, fue repetidamente atacada y destruida por ingleses, holandeses y franceses hasta que finalmente España la cedió a Francia en 1697. Recuérdese que el resto de La Española es ocupado por la República Dominica cuya población ronda los 11.2 millones de habitantes. Es decir, La Española supera los 23 millones de habitantes.


Bajo el dominio de Francia, Haití se convirtió en la colonia más lucrativa de América llegando a producir hasta el 75% de la caña de azúcar del mundo. Súmele a ello, sus grandes plantaciones de café, tabaco, cacao, algodón y otros frutos agrícolas importados a Europa. Por supuesto, toda esa riqueza y productividad agrícola fue a expensas de la explotación y maltrato de esclavos africanos cuyo promedio de vida apenas alcanzaba los 21 años de edad debido principalmente al sadismo cruel, la explotación y enfermedades contagiosas transmitidas por los propios franceses. Se asegura que la esclavitud en Haití alcanzó los 450,000 esclavos.


Semejante régimen de explotación y maltrato criminal provocó, entre 1791 y 1803, la primera revolución exitosa de la esclavitud africana en América bajo el liderato de Jean Jacques Dessalines. Tras 12 años de revolución y derramamiento de sangre, los esclavos asesinaron a miles de franceses y expulsaron a los otros miles de sobrevivientes del territorio haitiano. De ese modo, Dessalines se convirtió en el primer presidente de Haití al proclamar su independencia el 1 de enero de 1804. Ello convirtió a Haití en la primera nación latinoamericana y caribeña libre e independiente, solo superada por EEUU que había logrado su independencia en 1776. Es decir, Haití se convirtió en la primera república negra de América.


Pero no todo le resultó favorable al pueblo haitiano. Para ser reconocidos como un pueblo independiente, Francia le impuso un pago de indemnización por la cantidad de 150 millones de francos en oro por los daños y pérdidas de sus empresas. Ello obligó a Haití a tomar dinero prestado, con grandes intereses, a los bancos de Francia, Alemania y Estados Unidos. La liquidación de la deuda le tomó al pueblo haitiano 122 años (1825 a 1947) convirtiéndose en uno de los pueblos más pobres no solamente del hemisferio americano, sino del planeta Tierra. Ello le impidió la construcción de escuelas, hospitales, carreteras, acueductos y electrificación, entre otras grandes limitaciones.


No conforme con todo ello, Haití ha sido escenario de golpes de estado, asesinatos políticos, dictaduras, revolución, deuda, deforestación, violencia callejera, terremotos, huracanes, explotación, pobreza extrema, corrupción y, por consiguiente, inestabilidad social, económica y política.


Actualmente, Haití se encuentra acéfalo: es decir, sin presidente y primer ministro. El pasado presidente, Jovenel Moise, fue asesinado en 2021 mientras el primer ministro, Ariel Henry, fue obligado a renunciar recientemente por bandas callejeras. ¿Hasta cuándo?

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comentarios


bottom of page