• Editorial Semana

La dinámica de la educación


Por: Juan David Hernández León, PhD c.


La educación en la primera mitad del siglo XX era muy distinta a la realidad que tenemos en este momento histórico. No eran pocos los estudiantes que no tenían cubiertas las necesidades mínimas para asistir a la escuela. Muchos no tenían zapatos, como tampoco una dieta satisfactoria y una vivienda con elementos de salubridad mínimos. En Caguas, teníamos una realidad muy particular, ya que partiendo de los estudios que llevamos a cabo, encontramos que estaba el casco del pueblo rodeado de un gran número de arrabales que circunvalaban el casco del pueblo. La pobreza era el pan nuestro de cada día pero la población valoraba las oportunidades que se le ofrecían por parte de las autoridades. Si bien hubo alcaldes que le dieron la importancia que tenía la educación como D. Julio Aldrich y D. Juan Jiménez García, no es menos cierto que las condiciones objetivas eran un tanto cuesta arriba para los estudiantes. Había que pagar 1 centavo para poder ir al comedor escolar, el cual, en la mayoría de los casos “no había”. Eso motivó a un filántropo del pueblo a tener en su negocio un envase (bañito galvanizado) lleno de centavos y en la mañana pasaban por la plaza donde quedaba el negocio de D. Pedro Fernández Oyola, al lado del Teatro Alcázar y éste le regalaba el centavo del almuerzo a los estudiantes y a los pordioseros que estaban en los alrededores de la Iglesia le daba una limosna.


Lo interesante es que la educación fue mejorando exponencialmente, surgieron maestros de alta competencia y crearon una base educativa a aquellos que aceptaban el reto de aprender. Para mediados de siglo ya estaba la escuela superior José Gautier Benítez identificada como una de las mejores escuelas de Puerto Rico. Simultáneamente WIPR Canal 6 salió al aire el 6 de enero de 1958 siendo la primera estación de televisión educativa en Latinoamérica. Aquí se estableció un programa para estudiantes talentosos que se llamó “El Club 6”que se presentaba de lunes a viernes a las 6:00 PM. Para el 1960 al 1962 Caguas tenía un “trabuco” de jóvenes intelectuales que conformaron dos generaciones de campeones de estas competencias. El mismo estaba compuesto por: Aníbal López, William López, Brunilda Franco, Félix Fernández, Máximo Huertas Reollo, Eliseo Cruz Vergara, Reinaldo Baretti Machín, Francisco Palacio, Carlos Díaz Figueroa, Víctor José Díaz Figueroa, Aarón Gamalier Ramos, Eliot Merced y Ezequiel Rivera. Este grupo de jóvenes intelectuales ganó el campeonato dos años consecutivos del Club 6. Si bien estos estudiantes brillaron de forma indiscutible en ese periodo, no podemos dejar fuera de la ecuación a los profesores que ofrecieron los cursos que los elevaron en términos de conocimientos. Entre ellos podemos menciona0: Sr. Calero, Srta. Sánchez, Sra.Titay Rodríguez, Sra. Gloria Burgos, Srta. Angelita Cotto, Sra.Blanca Villalobos, Srta.Basi Díaz- Collazo, Sr.Rafael Goytía, Sr. Guzmán, Srta. Raquel Figueroa, Sra. Aida Zavala, Sr. Ramón Aguilú, Srta. Rosa Aguayo, Sra. María Delgado, Srta. Ramírez, Sra. Villarini, Srta. Nilsa Delgado, Sra. Blanca Villalobos, Sra. Santini, Sr. Fernando Clara, Sr. William Carrasquillo, Sr. Rafael López Conde, entre otros.


Lo cierto es que se disfrutaba por aprender y no hemos mencionado a una serie de estudiantes de excelencia que no fueron a las competencias porque razones diversas, pero que finalizaron como excelentes profesionales cada cual en su rama. . .


Continuaremos

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png