• Editorial Semana

La educación en tiempos del coronavirus


Por: Félix Rodríguez Matos, Ph. D.


El coronavirus llegó y ha cambiado la educación para siempre. Aquellos salones, pasillos, canchas o el viaje en guaguas escolares se alteraron y ya no queda más opción que los maestros, padres, personal de apoyo y los propios estudiantes “reaprendan” e incorporen nuestras prácticas a su diario vivir. Ahora se llama al distanciamiento social primero y, luego al aprendizaje, porque se reconoce que ese ejercicio y, casi sacrificio, es más difícil entre nuestros niños y jóvenes.


Un artículo reciente que leo de la revista Education Week por Madeline Will nos aconseja a tener en cuenta varios aspectos que, considero, ineludibles al educar a toda una generación en estostiempos. En primer lugar, hay que tener presentes las reglas de seguridad recomendadas por los expertos en salud (lavado de manos; uso de mascarillas; distanciamiento social en la escuelas y los vehículos escolares; limpieza de escritorios, pupitres y otros lugares de intenso uso; el monitoreo de la fiebre, catarro y otros síntomas y la designación de un tipo de “Coordinador de Covid-19” entre el “staff” de la escuela o colegio).


En realidad, cuando hablamos de la educación en los tiempos de coronavirus a lo que, realmente, nos referimos es a tomar importantes decisiones de seguridad que viabilicen el aprendizaje, sin arriesgar la seguridad de todos los involucrados. Ese ejercicio no es nada fácil, particularmente cuando las escuelas o colegios decidan no sólo utilizar el “e-learning”, sino la educación presencial completa o híbrida, como también se le ha llamado. No importa el escenario o la modalidad que sea, todas las opciones conllevarán grandes y arriesgadas decisiones.


En segundo lugar, no hay duda que los directores de escuelas o colegios tendrán que convertirse en “diseñadores de espacios”. La nueva realidad de la educación presencial o híbrida requerirá un cuidadoso diseño del espacio que garantice el distanciamiento social de la mayoría de los estudiantes, pero también las privisiones para estudiantes más vulnerables o para los profesores de más de sesenta años, particularmente más propensos al contagio una vez se expongan a esos espacios por mejor diseñados que estén. En este aspecto se recomienda que se rotulen las áreas de entradas y salidas, que se indiquen las direcciones de tránsito tipo “one-way” y que se estratifique la entrada y salida de los estudiantes. Una manera distinta de hacerlo es que se utilicen organizaciones escolares noveles, por ejemplo, el “staggering”, un tipo de organización a la que recurrí en la Escuela Nicolás Aguayo Aldea, cuando no peinaba canas...


En tercer lugar, hay que considerar la transportación escolar, cómo se distribuirán esos espacios dentro de los vehículos y los métodos de limpieza para evitar la transmisión de Covid-19. De hecho, los directores de escuelas y colegios pudieran orientar a los municipios o entidades que proveen la transportación escolar al referirlos a una guía que puede obtenerse en la Internet titulada “School Building and Social Distancing”. De hecho, el artículo al que me he referido nos presenta una gráfica en la que, prácticamente, la capacidad de cada transporte escolar se reducirá a la mitad, lo que implicará grandes gastos de transportación escolar, máxime si la pandemia se extiende por largo tiempo, además de la necesidad de supervisar de cerca ese aspecto, el cual no simpre está bajo el control de los directores de escuelas y colegios.


En resumen, el regreso a la educación como la conocimos antes es, prácticamente, imposible. Los nuevos tiempos requieren que toda la comunidad escolar se convierta en un “laboratorio de ideas”


para ingeniarnos nuevos medios, remedios y prácticas para una nueva era. El reto intelectual y económico que la nueva realidad exige es enorme, pero mirar al pasado no es la opción. Sin duda, “nos debe interesar el futuro porque en él pasaremos el resto de nuestras vidas”. (Felixlrm@gmail.com )

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png