top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

La energía eléctrica y la manufactura




Por: Jennifer González-Colón


Desde que estoy en el gobierno, hemos sido conscientes de que el alto costo y la baja calidad del servicio eléctrico representa una carga insostenible para el sector industrial. Recientemente visité una manufacturera en el sur de la isla. Me explicaron lo difícil que es convencer a su propia matriz añadir líneas adicionales de productos y competir con fábricas en otras jurisdicciones debido al costo de la energía en Puerto Rico.


Necesitamos que LUMA y Genera cumplan las promesas que nos hicieron cuando les confiamos nuestro sistema eléctrico y exigir la energía más barata, estable y confiable que se supone que proporcionen. Esto es parte de lo que planteé en la tercera edición de la conferencia anual del Puerto Rico Pharmaceutical Manufacturing Summit 2024, llevado a cabo hoy en el hotel La Concha en Condado, donde fui invitada como oradora.


Allí enfaticé que para impulsar la manufactura hay que tener una planificación en varias direcciones que se complementen como la infraestructura, acceso y una fuerza laboral competente.


He abogado por la necesidad de asegurar la cadena nacional de suministros médicos al traer la manufactura a suelo americano, destacando el rol crucial que Puerto Rico podría tener pues cuenta con una fuerza laboral altamente experimentada y conocedora de las regulaciones de GMP, FDA y otras regulaciones globales. También apunté “Doce de las 20 principales compañías farmacéuticas y biotecnológicas del mundo teniendo operaciones de fabricación en la Isla” que podría fácilmente aumentar la capacidad de operaciones.


Puerto Rico fabrica la mitad de los 10 medicamentos más vendidos del mundo en el 2018 y cuenta con más de 70 plantas de fabricación de dispositivos médicos que producen instrumentos quirúrgicos y médicos, productos oftálmicos, equipos y suministros dentales, bienes ortodónticos, dentaduras postizas y aparatos, y aparatos y muebles de laboratorio.


Por otro lado, también señalé la inversión del sistema universitario en la isla para crear un flujo constante de persona altamente calificada para la manufactura. “Según el Gobierno de Puerto Rico, en el año académico 2017-2018, las universidades y colegios locales tenían un total de 22,172 estudiantes involucrados en concentraciones relacionadas a las disciplinas de las Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). Además, hice hincapié en que Puerto Rico también es líder global en logística, sirviendo como el sistema portuario de más volumen en el Caribe.


Considerando estos factores, presenté el proyecto bicameral H.R.447/S.33 Medical Manufacturing, Economic Development and Sustainability Act (MMEDS Act), que otorga incentivos federales y de otro tipo para las fábricas de dispositivos médicos y farmacéuticos en territorio nacional y para aquellas que trasladen su producción a los Estados Unidos. A través de esta medida, buscamos insertar a Puerto Rico en la manufacturación nacional.


Hice un recuento de mis gestiones para fortalecer la industria de la manufactura y posicionar a Puerto Rico como el epicentro de la manufactura farmacéutica de la nación, pero notando que se necesita un sistema eléctrico en óptimas condiciones y una “política energética pública que satisfaga las necesidades de la industria” para que se desarrolle aún más la industria en la Isla.

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page