top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

La manifestación externa de la apariencia


Por: Jesús Santa Rodríguez


El gobierno de Pedro Pierluisi se ha caracterizado por dar la apariencia de que, detrás de las decisiones o transacciones refrendadas por su administración que salen a la luz pública, existe un beneficio para sus allegados.


El más reciente ejemplo es la controvertible venta de un parque de dominio público en el Condado, por parte del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), por solo $145,000. Hace unas semanas el área fue cercada por su comprador, privando a los ciudadanos del disfrute de un parque público. Trascendió en prensa que el arquitecto a cargo de dicha construcción está relacionado con Andrés Guillemard, cuñado del gobernador Pierluisi.


Así mismo nos pasó con la controversia del condominio Sol y Playa, en Rincón, donde una comunidad privada comenzó a construir áreas recreativas en una zona de dominio público: la playa. Uno de los dueños y parte interesada se dice que es primo del gobernador. El caso fue dirimido finalmente por el Tribunal Supremo, que ordenó el retiro del lindero ilegal construido por los propietarios del edificio.


Estos no son casos aislados. Hace unos meses, una corporación de bienes raíces fundada por la nuera del gobernador Pierluisi fue relacionada con el intento de venta de unos terrenos en una zona protegida en Guánica. A pesar de ello, el anuncio publicado por la compañía aseguraba que esas tierras cambiarían de codificación a una de desarrollo turístico selectivo. Fue cuando la información se hizo pública que el gobernador dijo que el terreno costero no cambiaría de zonificación.


Otro ejemplo de la forma en que este gobierno privilegia a su “piña” es Héctor Joaquín Sánchez, quien a su salida del cargo de comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP), fue nombrado subsecretario del Departamento de Educación (DE), agencia que amasa el presupuesto más alto del gobierno. Su estancia en el DE culminó cuando el secretario de educación pidió su salida, al enterarse que, alegadamente, este trató de influenciar a integrantes del jurado para seleccionar y premiar a los maestros más destacados del año buscando favorecer a educadores activos del PNP. En lugar de devolverlo a su puesto de carrera como maestro paisajista que es, el gobernador lo nombra subsecretario del DTOP, desplazando al ingeniero Luis González Rosario, reconocido por su peritaje en dicha agencia.

Todavía más recientes son señalamientos de que la Autoridad para las Alianzas Público Privadas está vendiendo nuestros muelles de San Juan a Global Port Holdings, como parte de otro proceso de privatización, con implicaciones nefastas para el turismo.


Estas actuaciones, que son demasiado frecuentes y desfachatadas, ya sea por realidad o apariencia, levantan un mar de dudas sobre la falta de transparencia en las actuaciones del gobernador y sus allegados, pues dan la impresión de que buscan aprovecharse de los bienes públicos para el enriquecimiento de unos pocos. Hay que seguirle el rastro al dinero, como ya dijo alguien metido en un intríngulis político que le costó el puesto a un presidente.

2 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page