top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

La vida cotidiana y los Simpson Parte II


Por: Juan Ilich Hernández


Siguiendo el hilo conductor del pasado narrativo, hallamos que, entre el mundo caricaturesco de los Simpsons y nuestra vida cotidiana hay una intrínseca ligazón. A la luz de este señalamiento se evidencia el reiterativo reflejo de lo que podría ser una clara descripción e incluso composición de una familia moderna- tardía. No obstante, hoy resulta más que fundamental el repensar y redefinir lo que es una familia a nivel psicoemocional y culturalmente hablando.


En lo que respecta al presente escrito, buscaremos darles significación y contextualización a algunos de los personajes complementarios e inclusive centrales de la serie televisiva desde el lente psicosociológico. De este modo se continúa calcando el trasfondo cultural que hoy atraviesa el entorno de los Simpsons. Los personajes que estaré manejando son: el Sr. Burns, su asistente corporativo Smithers, y el corrupto alcalde Diamante.


Tomando como punto de partida, el análisis crítico- reflexivo de la figura del Sr. Burns, encontramos que da mucho que decir. Esto es debido a que es el único ser en la ciudad de Springfield con un poder adquisitivo privilegiado, tanto en las esferas económicas como políticas. Además, este tiene por completo el control monopólico de la exclusiva planta de desarrollo nuclear. Si logramos alinear este personaje con cierto político del país, sería Luis Fortuño Burset. Aunque este no se aproxime en activos económicos e incluso en la apropiación de una industria nuclear, su perfil de carácter endeble, estereotipo de mojigato, rasgos de megalomanía despótica, humor mórbido, entre otros, hacen de Fortuño un vivo ejemplo del Sr. Burns. Desde que tomó el poder en el 2008 hasta el 2012 aún permanecen latentes sus escombros, justamente como fue la injusta imposición de la ley 7.


En cuanto al encuadre del ayudante del controversial Sr. Burns, mejor conocido como Wandulo Smithers ha sido toda una osadía el encontrar un idóneo candidato para ejemplificar tal figura. Siendo aventurero con el empate, el facsímil más razonable hacia este complejísimo personaje es el exsenador del PNP Roberto Arango. Aparte de ser este un primerizo homofóbico con sus polémicas posiciones en los medios de comunicación, su desliz en la aplicación Grindr la cual es una para el apareamiento de personas gays, pansexuales, bisexuales, etc. expuso imágenes de corte deshonesto.


Dicho problema hizo que tuviese que aceptar su recalcitrante homosexualidad ante el pueblo de Puerto Rico. A pesar de que el Sr. Smithers generalmente relucía su lado homosexual, por lo usual arremetía contra los de su misma orientación sexual. El perfecto ejemplo que ilustra esta conducta y actitud fue en el episodio número 2 de la temporada II titulado “Simpson y Delila”.


Entretejiendo cada uno de los escenarios y problemas sociales que nos presenta esta icónica serie versus lo que experimentamos e incluso vivimos a diario, nuevamente se manifiesta en términos prácticos nuestra “realidad” sociopolítica.


Es por esta razón, que en este ejercicio de alcance descriptivo/exploratorio e informativo culminará con la figura del alcalde Diamante la cual se atempera con del exalcalde Jorge Santini entre otros. También, existen otros múltiples candidatos del PPD que manejan muy similarmente los estallidos de emergencia de sus ciudades. Tales efectos, bien logran efectuarse en sus cuasi-intervenciones combativas con sus iniciativas auto-enajenadoras de buscar mantener vivas las políticas de las tres B (baile, botella y baraja) de Miguel de la Torre. De este modo se reduce el impacto negativo de la malversación de fondos, la corrupción, y la misma exclusión social.


Queda claro, que estos alineamientos reconfirman atinadamente la vida cotidiana contemporánea. (Continuará)


38 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page