top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Las “otras pérdidas” tras la muerte del ser amado

Redacción Editorial Semana


Con la muerte de su ser querido, usted experimenta más que pérdida de esta persona significativa en sí. Las pérdidas que prosiguen o que se desarrollan como consecuencia de su partida se conocen como pérdidas secundarias.


No necesariamente son secundarias en términos de importancia para usted, pero giran en torno al ser que partió. Estas pérdidas, como cualquier otra, suelen ser de índole física (ejemplo, la casa al no poder sufragarla o no poder vivir más allí) o psicosocial (perder una relación). Ese luto implica identificarse y sentir dolor por las pérdidas secundarias que se van desarrollando como consecuencia de la muerte de la persona amada.


Entre otras, destacamos el rol que esa persona jugó (esposo o esposa, mejor amiga(o), compañero(a) sexual, confidente, en la cocina o cualquier otro evento, padre o madre de su hijo(a) y compañía de viaje). También la pérdida de significado y satisfacción en el rol que esa persona jugó en tu vida. Asimismo, todas las esperanzas y sueños construidos con este ser y que se tenían para él o ella.


Las pérdidas secundarias también ocurren en lo que llamamos el mundo ideal, imaginario o de las suposiciones. Es el único conjunto de expectativas, suposiciones y creencias que anteriormente se tenían de la vida; las maneras que ésta obra, asuntos espirituales y la existencia de los seres queridos. Con la muerte de su familiar o persona allegada todas las esperanzas se desvanecen (ejemplo: “Él estaría siempre para mí cuando lo necesite” o “Ella me convertirá en abuelo(a)”.


Otros elementos, más generalizados del mundo de las suposiciones o quizás triviales para la persona fallecida, pero relevantes para usted, pueden ser desestimados o transgredidos por el fallecimiento de este ser. Entre otros: la fe en Dios, la seguridad en el mundo y expectativas de la vida que sean predecibles. Hay otras pérdidas que tienes que lidiar, más allá de la pérdida física.


Por otro lado, profesionales de la conducta sugieren que a medida vaya pasando el tiempo, identificar esas pérdidas secundarias que llegan con la partida de la persona significativa. De esta manera, se puede procesar mejor el dolor, ya que es parte del proceso de luto.


También, hacer una introspección en su mundo de las suposiciones si ya no son válidas o se hicieron pedazos a raíz de la muerte del ser querido.


(Referencia: Rando, Therese M.D., “You’re dealing with more than one loss”. 12 insights into grieving after the death of your loved one. 2024, www.dignity memorial.com).

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page