top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Logros medibles y cuantificables


Por: Jesús Santa Rodríguez


En 2017, la Asamblea Legislativa del Partido Nuevo Progresista celebraba, junto al exiliado gobernador Ricardo Rosselló, la certificación del Plan Fiscal por la Junta de Supervisión fiscal y el haber entregado las facultades y deberes legislativos y constitucionales del estudio y la aprobación del presupuesto general del País, renunciando así a sus prerrogativas constitucionales para entregarlas al ente federal.


Hoy, entre los alcances más cimeros de la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara que me honro presidir, logramos acercarnos más a la exigencia estatuida en la ley PROMESA -que entre otras cosas requiere la aprobación de cuatro presupuestos balanceados consecutivos- aprobando tres de ellos durante este cuatrienio. Iniciando así el conteo regresivo para la salida de la Junta de nuestro escenario público. Se logró realizando los ajustes necesarios en las agencias gubernamentales, manteniendo un balance esencial que asegurara no afectar servicios esenciales mientras se evitaban despidos e impedían recortes a las pensiones de nuestros jubilados. Otro gran logro fue la reducción del 70% de la deuda del gobierno central -en gran medida obtenida de forma irresponsable por gobiernos anteriores-. No olvidemos que Puerto Rico estaba obligado a pagar casi $4,000 millones cada año a los bonistas y acreedores, y este pago se redujo a poco más de $1,000 millones.


De la misma manera, se garantizó justicia salarial para los maestros, bomberos y otros servidores públicos, como los policías municipales, así como el pago del retiro de la Policía y la cotización de su Seguro Social, mientras aprobamos legislación para aumentar escalonadamente el salario mínimo de los trabajadores de la empresa privada, que hace tres años ubicaba en $7.25 por hora, ahora llega a $9.50, y se proyecta a $10.50 para el próximo año.


Buscando ofrecer mayor transparencia a la ciudadanía sobre las erogaciones de la Cámara, también se promovió una sana administración y transparencia, al hacer públicos los gastos de nómina, contratistas, viajes y de administración de este cuerpo legislativo. Al tiempo se estableció un Registro de Cabilderos y se creó la Oficina de Presupuesto de la Asamblea Legislativa (OPAL), con el deber de analizar, divulgar y evaluar las proyecciones y el impacto fiscal de las medidas legislativas propuestas por el Gobierno.


Asimismo, cabildeamos para la asignación federal de $19 mil millones en Medicaid por los próximos cinco años, lo que estabilizó las operaciones de los sistemas de salud privados y públicos, y con el mismo ahínco dimos la pelea para que se extendiera a Puerto Rico el Seguro Social Suplementario para aquellas personas con ingresos y recursos limitados. Esta última gesta continúa en agenda.


También, detuvimos los recortes a la Universidad de Puerto Rico, aumentando la asignación pública a $500 millones, más $102 millones para garantizar la operación, protegiendo así sus importantes acreditaciones, como la del Recinto de Ciencias Médicas, entre otros.


Hoy, la presente Cámara de Representantes liderada por el Partido Popular Democrático puede dar buenas cuentas del descargo cabal de sus deberes, gracias a la aprobación de legislación trascendental dirigida al mejoramiento de la calidad de vida de los puertorriqueños.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page