• Editorial Semana

Más peligrosa la influenza para pacientes de asma


Por: Editorial Semana, Inc.


Las personas con asma tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza, incluso si su asma es leve o los síntomas están bien controlados con medicamentos. Las personas con asma pueden sufrir inflamación o sensibilidad en sus vías respiratorias, y la influenza puede exacerbar esa inflamación de las vías respiratorias y los pulmones. Las infecciones por influenza pueden desencadenar los ataques de asma y empeorar los síntomas de asma. La influenza también puede causar neumonía y otras enfermedades respiratorias agudas. De hecho, los adultos y niños con asma son más propensos a desarrollar neumonía después de contraer la influenza que las personas que no tienen asma. El asma es la afección más común entre niños hospitalizados por la influenza y una de las afecciones médicas más comunes entre adultos hospitalizados.


El asma es una enfermedad pulmonar causada por la inflamación crónica de las vías respiratorias. Es una de las enfermedades a largo plazo más comunes en niños, pero los adultos pueden tener asma también. Los ataques de asma ocurren cuando las vías respiratorias del pulmón se inflaman y se oprimen debido a la inflamación de las vías respiratorias. Los ataques de asma pueden ser causados por “desencadenantes” tales como infecciones de las vías respiratorias, partículas de alergia, irritantes químicos y la contaminación del aire. Durante un ataque, las personas con asma experimentan síntomas como resuello o sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos durante la noche o temprano por la mañana. A menudo, los ataques de asma pueden prevenirse mediante la limitación de la exposición a los factores desencadenantes y mediante el uso adecuado de los medicamentos para el asma.


La vacunación contra la influenza es especialmente importante para personas con asma debido a que tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza. Las vacunas contra la influenza suelen actualizarse todas las temporadas para estar al día con las mutaciones de los virus. Además, la inmunidad va mermando a lo largo del año, por lo que es importante la vacunación anual para garantizar la mejor protección posible contra la influenza. La vacuna contra la influenza protege contra los virus de la influenza que las investigaciones indican serán los más comunes durante la próxima temporada. La vacuna para 2020-2021 está actualizada con respecto a la vacuna de la temporada pasada para adaptarse mejor a los virus que circulan. La inmunidad que produce la vacuna se establece después de unas dos semanas.


El uso de las vacunas inyectables contra la influenza está aprobado en personas de 6 meses de edad en adelante, independientemente de si tienen asma u otras afecciones de la salud. Las vacunas inyectables contra la influenza tienen un registro de seguridad de larga data comprobado en personas con asma.


La vacuna en atomizador nasal (o LAIV) es una opción para usar en personas de 2 a 49 años de edad que no estén embarazadas, pero las personas con ciertas afecciones médicas crónicas (como el asma) en general no deberían recibir la LAIV.


Las personas de cualquier edad con asma pueden correr mayor riesgo de sibilancias después de recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal y deben consultar a su proveedor de atención médica antes de aplicarse la vacuna en atomizador nasal.


Los niños de 2 a 4 años con asma o con historial clínico de resuello en los últimos 12 meses, no deberían recibir la vacuna en atomizador nasal.


Hay varias opciones de vacunas contra la influenza disponibles esta temporada. Su médico u otro profesional de la salud puede responder cualquier pregunta que pudiera tener acerca de la vacuna contra la influenza.


Las personas con asma deberían tener al día las vacunas neumocócicas para protegerse de enfermedades producidas por neumococo, como neumonía, meningitis e infecciones en el torrente sanguíneo. Consulte a su proveedor de atención médica para saber qué vacunas neumocócicas son aptas para usted.


La neumonía neumocócica es un ejemplo de una complicación grave por la influenza que puede causar la muerte. Puede recibir cualquiera de las vacunas neumocócicas (pero no las dos) al vacunarse contra la influenza.


Otras medidas preventivas para personas con asma


Además de vacunarse contra la influenza, las personas con asma deberían tomar las mismas medidas preventivas diarias que los CDC recomiendan para todos, como evitar el contacto con personas que están enfermas, cubrirse la boca y la nariz al toser y lavarse las manos con frecuencia.


En el contexto de la pandemia del COVID-19 los gobiernos o departamentos de salud pública locales pueden recomendar precauciones adicionales en su comunidad. Siga dichas indicaciones.


Medidas de salud específicas para personas con asma


Tome los medicamentos para el asma tal como se lo indicó el médico u otro profesional de la salud. Sepa cómo usar el inhalador para el asma si su médico u otro profesional de la salud se lo indica.


Planifique con anticipación para tener suficientes suministros de sus medicamentos regulares para sus afecciones crónicas (por ejemplo, un suministro para al menos 2 semanas).


Conozca cuáles son los desencadenantes del asma y evítelos para prevenir un ataque de asma.


Siga un plan de acción para el asma por escrito y actualizado que haya elaborado junto a su proveedor de atención médica.


Siga este plan de acción para el asma para el tratamiento diario a fin de poder controlar el asma a largo plazo y los ataques de asma, en caso de que empeoren.


Si su hijo tiene asma, asegúrese de que su plan de acción para el asma actualizado esté registrado en la escuela o guardería. Asegúrese de poder acceder fácilmente al plan y a los medicamentos cuando los necesite.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png