top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

“Mujer renace”




Por: Myrna L. Carrión Parrilla


Es de conocimiento de todos que las organizaciones sin fines de lucro, sobre todo las de base comunitaria, han asumido la atención de muchas de las necesidades sociales de nuestras comunidades. Hombres y mujeres que se unen con un mismo propósito, algunas de con base de fe, otras de carácter social y/o solamente de carácter cívico y filantrópico.


Estas organizaciones se nutren de la labor voluntaria de cientos de ciudadanos que, basados en su compromiso personal, se sienten llamados a formar parte de las soluciones necesarias para atender los retos que enfrenta nuestra sociedad. La labor voluntaria generalmente no se le pone precio, pero si lo hiciéramos nos daríamos cuenta de la cantidad de dinero que el gobierno se economiza gracias a estas acciones ciudadanas que atienden y buscan soluciones a situaciones que, de no ser así, tendría totalmente sobre sus hombros el gobierno.


Estas organizaciones tienen el valor de que cuentan con voluntarios, es decir, individuos que dan de su tiempo y sus recursos ya sean económicos, talentos, habilidades y conocimientos que totalmente libre de costo, aportan en favor de la o las causas que atienden. En adición se encargan de tocar puertas, mentes y corazones para que se hagan parte y aporten bienes y servicios que permitan tocar la vida de quienes son atendidos por estas organizaciones.


Hace años que el gobierno incluía en sus presupuestos partidas dirigidas a ofrecer algunas aportaciones a estas instituciones, cosa que era muy costo efectivo, pues con su aportación viabilizaban servicios sin tener que asumir totalmente la responsabilidad que le corresponde como estado para atender a los desventajados. Quien no conoce las causas a favor de los pacientes de cáncer, distrofia muscular, hogares para niños abandonados, personas con discapacidades físicas y otras, por mencionar algunos. A esto añadamos organizaciones que se involucran en diversos temas pues se enfocan en el civismo y la filantropía, por lo que atienden diversas necesidades. Estas obras en su mayoría no se anuncian, sólo se llevan a cabo y quienes a estas organizaciones pertenecen se aseguran de ayudar a quienes en realidad lo necesiten.


Entre estas se encuentra el Club Cívico de Damas de Puerto Rico, que muchos conocen como “las señoras del sombrero”. Esta organización de más de cien años de fundada ha estado sirviendo a diversas causas y la mueve los principios de caridad, fraternidad y civismo. Además de colaborar con diversas necesidades que les presenta la comunidad, se envuelven en proyectos que aporten al bienestar y desarrollo de los jóvenes, los minusválidos, casos que enfrenten emergencias, entre otros. Además, ponen sus recursos y talentos en proyectos específicos. Este año, se enfocan en la violencia en contra de la mujer. Anualmente llevan a cabo actividades de educación y recolección de fondos para con estas ampliar las manos que ayudan a ayudar. Muchas veces queremos hacer algo para ayudar en nuestras comunidades y no sabemos cómo, pues la invitación es a participar de las actividades que permiten allegar los fondos para tocar vidas de forma efectiva.


Este domingo 7 de abril en el Centro de Bellas Artes de Caguas a la 1:00pm, acompáñanos al evento “Mujer renace” dirigido a poner nuestro granito de arena en contra de la violencia de género y en contra de la mujer, mal social que seriamente nos afecta. Para información búscanos en Facebook: “Club Cívico de Damas de Puerto Rico Capitulo de Caguas”.

37 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page