top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Natalia volverá a Omaha



Natalia, que ofrecerá un campamento de voleibol en Caguas en julio, celebra el campeonato de las Supernovas.

Por Jorge L. Pérez/JPG Media Group

Foto Suministrada


La estelar acomodadora cagüeña Natalia Valentín viene de conseguir uno de los mayores logros de su carrera, al conquistar el campeonato de la primera temporada de la liga profesional estadounidense Pro Voleyball Federation con las Supernovas de Omaha.


“Fue una experiencia muy especial”, dijo Natalia, quien estuvo de visita en la Isla por unos días antes de regresar a Omaha, donde reside con su esposo, el exjugador de ‘football’ Colt Anderson, con quien dirige desde hace un año la academia deportiva IG (Inspire Greatness Sports Academy), que atiende tanto el voleibol como el baloncesto, el balompié y el ‘football’ americano.


“En mis 13 años de carrera, nunca pensé que iba a jugar en una liga como esta, y menos que iba a hacerlo en la ciudad de donde es oriundo mi esposo”, agregó. “Fue una experiencia única con el equipo, que tuvo un ‘staff’ de ‘coaches’ extraordinario, y donde todas las jugadoras aprendimos la importancia de jugar en equipo, dejando a un lado los intereses individuales, y cómo eso realmente es lo que gana campeonatos”.


Veterana de la selección nacional y del voleibol internacional, donde ha jugado en Francia, Italia y Polonia, ganando un campeonato en Azerbaiyán en 2016, y premiada como Jugadora Más Valiosa de la liga boricua en 2013 cuando pertenecía a las Leonas de Ponce, Natalia, quien ahora pertenece en el voleibol local a las Cangrejeras de Santurce, antes había jugado dos años seguidos en la liga profesional estadounidense Athletes Unlimited.


Pero esta se jugaba en el otoño y no coincídía con el torneo puertorriqueño mientras que la Pro Volleyball sí juega de enero a mayo.


Y ella adelantó que ya llegó a un acuerdo para volver a jugar con Omaha en la temporada de 2025.


“También tuve ofertas para jugar en la otra liga -League One Volleyball, que igualmente comenzará en enero-, y es también una liga de gran calidad y donde va a haber una franquicia en Omaha, pero decidí quedarme por ahora con las Supernovas”.


Sin embargo, ella no se olvida de Puerto Rico.


“Me preocupo mucho por el voleibol en Puerto Rico”, dijo, “y también me preocupa el que, debido a la situación actual, en Estados Unidos se estén aprovechando del talento de las jugadoras que nos hemos desarrollado en Puerto Rico”.


En gran parte con esa motivación, Natalia tiene proyectado venir con su academia a celebrar un campamento de voleibol del 15 al 19 de julio en Caguas.


“Va a ser en la Caguas Private School, donde mi hermano (el lanzador de béisbol Norman Valentín) es el director atlético y uno de los ‘coaches’ de voleibol”.


“Es un campamento privado, pero con espacio limitado y será de solo dos horas al día, por cinco días, porque no me gustan los campamentos demasiado largos”.


Finalmente, Natalia admitió que no pudo cumplir con una invitación que se le hiciera para formar parte de la selección boricua que acaba de ganar el Final Four de Ponce.


“Sencillamente yo venía de una temporada muy fuerte, con muchos viajes, que acababa de terminar el 18 de mayo y quería descansar”, dijo.


“Pero, siempre que pueda, voy a estar disponible para representar a Puerto Rico”.

14 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page