• Editorial Semana

No uso de mascarillas ligado al repunte del COVID-19


Por: Editorial Semana


Las mascarillas son beneficiosas como parte de un enfoque integral en la lucha contra COVID-19 pero deben ser parte de una estrategia que incluya el distanciamiento físico, la higiene de manos y otras medidas de salud pública. Así lo aseguró el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.


Lamentablemente, la recomendación de guardar distanciamiento social es ignorada por muchos, y en algunos lugares es difícil y hasta imposible seguirla, por lo que más que una opción la mascarilla es una necesidad y se hace imprescindible.


A nivel local el doctor William Méndez, integrante del Task force Médico, expresó preocupación no solo por el descuido que demuestran muchos ciudadanos en el uso de las mascarillas y demás medidas antes mencionadas. Al respecto indicó que la negativa de un sector de la población de Estados Unidos de adoptar estas medidas ha sido un factor que ha influido en el incremento repentino de contagios en muchas ciudades de esa nación.


“La preocupación que nosotros tenemos en el task force se concentra más en el uso de las mascarillas. Cuando uno mira las noticias y ve todos los repuntes que están ocurriendo en todos estas ciudades notamos algo en común y es que esos lugares no tienen un uso de mascarilla obligatorio”, enfatizó Méndez en entrevista televisiva (WAPA-TV).


Según el médico, se puede hacer una reapertura organizada, pero no se puede flexibilizar el uso de las mascarillas


“Como ciudadano individual, cuando yo doy a la calle estoy viendo muchas personas sin mascarillas. Estoy viendo muchas personas que no están siguiendo las medidas preventivas que se han recomendado, y esa es una preocupación que comparte todo el task force medico. Mi llamado es que aquí hay una responsabilidad individual: el gobierno hace su parte, pone una orden ejecutiva de que el uso de mascarilla es obligado pero la otra mitad de la ecuación es la responsabilidad ciudadana y el civismo. Recordemos que al no seguir esas medidas estamos poniendo en riesgo nuestra vida y la vida de otros también”, subrayó.


La OMS recomienda ser cuidadoso en el manejo de la mascarilla y resalta que “las personas pueden infectarse si usan las manos contaminadas para ajustar una mascarilla, o para quitarla y ponérsela repetidamente, sin tener que limpiarse las manos”.


Sobre el material de fabricación de la mascarilla, la doctora María VanKekhove, también de la OMS explicó que recomiendan tres capas para fabricarlas: “La interior debe ser un material absorbente como algodón, una intermedia de un material que no sea tejido como polipropileno, que es el filtro, y una exterior de un material no absorbente como poliéster”.


En cuanto a la estrategia mundial contra el coronavirus indicó que no ha cambiado: “La piedra angular de la respuesta en cada país debe ser encontrar, aislar, probar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto. Eso es lo que sabemos que funciona. Esa es la mejor defensa de todos los países contra COVID-19”.


La OMS recomienda que todas las personas que trabajan en áreas clínicas de un centro de salud, no solo para los trabajadores que tratan pacientes con COVID-19 deben usar mascarilla médica. Eso significa, por ejemplo, que cuando un médico está haciendo una ronda preventiva en las unidades de cardiología o cuidados paliativos donde no hay pacientes confirmados con COVID-19, aún deben usar una mascarilla médica.


Las personas de 60 años o más, o aquellas con afecciones subyacentes, también deben usar mascarilla médica en situaciones donde no es posible el distanciamiento físico.

Entradas Recientes

Ver todo

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png