• Editorial Semana

Orígenes del Jíbaro II


Por: Juan David Hernández León, PhD c.

profjuandahernandezasoc@gmail.com


La mayoría de los historiadores coinciden que para el siglo XVII, XVIII y XIX, hubo una escasez de habitantes en la Isla, incluso se planteaba que la mayoría de ellos eran féminas.

En esa dirección nos señala Generoso Morales Muñoz:


“Hasta mediados del siglo XVIII, nuestra colonia ofrece un cuadro pavoroso y misérrimo; víctima de epidemias y huracanes, ataques e invasiones, hambre y desnudez; olvidada por la metrópoli y abandonada por los que, que en ella nacidos, más pudieron labrar sus progreso.

Numéricamente nuestra población se redujo al crecido número de indios alzados y negros cimarrones, amén de los miles de grumetes y polizones que nos soltaban las muchas flotas que tocaban en nuestros puertos para proveerse de agua, de paso para la tierra firme. Con este trueque o canje de carne humana por agua potable se nutrieron de población los protosiglos de nuestra era colonial. Entregando a la rapiña y al contrabando, estos advenedizos colonos sólo hallaban hospitalario abrigo en el bohío serrano de la india alzada o de la negra cimarrona, con quien procreaban sin limitaciones. No es otra la génesis de nuestro jíbaro o hijo del país, cuyas raíces genéticas pretenden adscribir muchos, sin razones de índole alguna, a un grupo étnico de exclusivo origen hispano.” (Morales Muñoz – Historia de Gurabo)


Si bien el génesis de nuestro jíbaro, por lo regular se le atribuye a los europeos, los africanos y a los aborígenes o amerindios, no es menos cierto que hay una complejidad de nacionalidades que se establecieron en la Isla. Los cuales se mezclaron, en su mayoría, con los que estaban en el país. Esto lo trataremos de explicar en mayor detalle más adelante.


II – Composición étnica del jíbaro-El indio es el primer componente del jíbaro puertorriqueño. El mismo fue maltratado por parte de los dueños de las minas de oro. Muchos de ellos se levantaron en armas como bien señaláramos anteriormente y otros se escaparon y se fueron a lugares donde los blancos no podían encontrarlos. A los fines de retener a los indios esclavizados se contrataban a personas para cazar prófugos, una industria que era sumamente lucrativa. En ésta le pagaban un 20% de lo que obtuvieran o capturaran. Esto nos da un panorama de cuál era la situación en torno a los aborígenes cimarrones y de cómo utilizaban a los primeros libertos que llegaron a la Isla al igual que otros españoles como lo era Cristóbal de Sotomayor. Entrando en los factores materiales objetivos como lo fue el problema de la escasez de brazos en la explotación minera, los españoles comenzaron a traer esclavos.


III–Los Ladinos-Los primeros que trajeron fueron Ladinos, negros culturalizados como españoles, o sea que conocían el idioma Español y eran cristianizados. ..Eran esclavos domésticos en España, en su mayoría; y no estaban acostumbrados al arduo trabajo de las minas. Muy pronto se dieron a la bebida y al desorden”. “Por eso muy pronto sintieron los primeros rigores de las tareas mineras, comenzando por huir con el único aliado que pudo ayudarles, el indio”.


El elemento Ladino tenía un factor sumamente importante que era el idioma que se llevaba consigo al interior de la Isla al igual que el sincretismo religioso que traía de la Madre África. El continuo éxodo de esclavos se convirtió en un problema profundo, pues la merma de mano de obra era evidente y se hacía crítica al extremo que se penalizaba con la pena de muerte al que se atreviera a escapar de la Isla.


Continuaremos