• Editorial Semana

Orientan sobre uso apropiado del glucómetro


Por: Editorial Semana, Inc.


El uso de un glucómetro o medidor de glucosa para vigilar y controlar el nivel de azúcar en la sangre es parte de la vida diaria de millones de personas con diabetes.


Los medidores de glucosa y las tiras reactivas son dispositivos médicos controlados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unido (FDA, por sus siglas en inglés), y la dependencia quiere asegurarse de que los utilice de forma segura.


Las tiras reactivas que se utilizan con estos aparatos deben guardarse debidamente para ofrecer un resultado preciso. La FDA sabe que algunos vendedores están ofreciendo tiras reactivas de segunda mano a los consumidores, Estas son tiras reactivas no utilizadas que antes pertenecían a otra persona. Evite comprar tiras de segunda mano, porque es difícil saber si fueron guardadas de manera adecuada, además de que podrían haber caducado y darle resultados incorrectos, lo que puede ponerle en riesgo de sufrir complicaciones de salud graves, e incluso la muerte. Lo mismo aplica a las ampolletas. Si estas o el frasco de las tiras reactivas han sido abiertas por otra persona pueden presentar pequeñas cantidades de sangre, poniéndolo en riesgo de contraer una infección.


Hable con su prestador de servicios de salud si no está seguro dónde adquirir tiras reactivas para su medidor de glucosa o si no puede costear las tiras recomendadas.


Usted quizás sea un experto midiendo su nivel de azúcar en la sangre, pero tome en cuenta estos avisos de seguridad que ofrece la FDA.


Siga las instrucciones con atención. Los glucómetros y las tiras reactivas se venden con instrucciones de uso. Si tiene alguna pregunta, puede llamar al fabricante de su dispositivo o a su prestador de servicios de salud. Él o ella pueden decirle si está usando el dispositivo de la manera correcta.


Pruebe su medidor periódicamente con una solución de control para asegurarse de que las tiras reactivas y el dispositivo estén funcionando correctamente al usarlos juntos. Lea las instrucciones del medidor para saber con qué frecuencia debe probarlo.


Entienda la información de la pantalla del medidor. Asegúrese de saber cómo indica su medidor los valores de glucosa altos y bajos. A veces aparecen como “LO” (bajo) o “HI” (alto) cuando el nivel de glucosa rebasa el intervalo que el dispositivo puede medir. Hable con su prestador de servicios de salud si tiene alguna pregunta.


Conozca cuál sitio de prueba ofrece los resultados más precisos. Las lecturas tomadas de otras zonas del cuerpo pueden no ser tan precisas como las tomadas de la yema de los dedos.


Las lecturas tomadas de zonas alternativas, como el antebrazo o la palma de las manos, pueden ser menos precisas que las tomadas de la yema de los dedos cuando sus niveles de glucosa cambian con rapidez,, por ejemplo, después de comer o al hacer ejercicio.


Tome una lectura de la yema del dedo si piensa que su nivel de glucosa en la sangre es bajo, si normalmente no presenta síntomas cuando lo es o si los resultados de una prueba hecha en una zona alternativa no coinciden con cómo se siente.


Sepa cuándo y cómo limpiar y desinfectar su medidor de glucosa. Las instrucciones de limpieza y desinfección pueden variar, así que siempre lea y siga las instrucciones del manual.


Sepa cuándo denunciar los problemas que tenga con el dispositivo. En caso de emergencia, llame al 9-1-1. Para otros casos, la FDA lo insta a denunciar cualquier problema a través de MedWatch, el programa de denuncia voluntaria de la FDA (los problemas pueden incluir dispositivos que no funcionan, presuntos resultados incorrectos o cualquier otra dificultad que tenga con su medidor o con las tiras reactivas).

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png