top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Palabras huecas del bipartidismo colonial




Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


El título y contenido de esta columna es de la total autoría del compañero, Lic. Raúl Tirado, hijo, candidato a la Cámara de Representantes por el Distrito 31 (Caguas-Gurabo) en representación de la alianzal “Parttido Independentista Puertrriqueño y Movimiento Victoria Ciudadan”, y citamos:


[Recientemente, el representante, Jesús Santa Rodríguez, abordaba en una columna publicada en uno de los rotativos del País los datos de un informe publicado por la Oficina de Presupuesto de la Asamblea Legislativa que trata del impacto que tiene la emigración para las arcas del gobierno y el desarrollo económico del País.


Dice el informe que, por los pasados 15 años, ha habido una merma de unos $1,158.5 millones en los ingresos del gobierno y una desaceleración económica de 15.8%. A ellos, el informe añade el comportamiento demográfico caracterizado por más muertes que nacimientos, lo que, sumado a una mayor expectativa de vida, concluye que nuestra población será una “envejecida”.


El incumbente catalogó los hallazgos como “poco halagador[es], por no decir devastador[es] para el País”. A esas realidades de décadas, el incumbente cuestionaba “el manejo deficiente de la educación pública, la seguridad y la salud” , por parte de los incumbentes de turno, pero olvida que él es parte de la debacle al respaldar iniciativas de la Junta de Control Fiscal, entre ellas, el Plan de Ajuste de la Deuda del gobierno de Puerto Rico, al que denominaron con el pomposo nombre de “Ley para Ponerle Fin a la Quiebra de Puerto Rico”, que pignoró las contribuciones de los puertorriqueños por los próximos 30 años, para pagarle a los acreedores $34 mil millones en bonos de Obligaciones Generales (GO) y $7.4 mil millones de la Autoridad de Edificios Públicos, sumas cuya validez legal no se atrevieron a cuestionar ni el ejecutivo ni el legislativo dominado por el bipartidismo, tan siquiera a auditarla. Y que no garantiza que el gobierno del ELA vuelva a caer en un impago de sus obligaciones porque, precisamente, todas las proyecciones de la propia Junta apuntan a ello por la merma y el envejecimiento poblacional. Eso explica la falta de medios para atender asuntos puntuales como la salud y la seguridad. Y si a la salud añadimos la desidia de Pierluisi de intervenir con las aseguradoras, poco halagador es el panorama. Peor aún, la medida aprobada entusiastamente con el voto del incumbente, y refrendada por Pierluisi, restringió los ingresos de la UPI a $500 millones anuales por un período de cinco (5) años desde el Año Fiscal 2023 al año fiscal 2027. Y los regentes de la Universidad han admitido que los chavos no dan. Incluso, recientemente, la Junta se opuso a un aumento presupuestario de $100 millones al mermado fondo de la UPI.


Por tanto, Jesús Santa no puede exigirle a Pedro Pierluisi algo, porque no hizo nada para detener la debacle. Solo tú la puedes detener votando diferente: vota por ti, vota por mí, vota por LA ALIANZA en Caguas y en Gurabo].


Es hora de salir de los de siempre: sal a votar por una PATRIA NUEVA.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Commentaires


bottom of page