top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Partículas de su espíritu


Por: Lilliam Maldonado Cordero


El mundo cristiano observa esta semana la pasión, muerte y resurrección de nuestro mesías y redentor, Jesús el Nazareno, un ejercicio de fe y esperanza en las promesas de una vivencia humana centrada en los valores que él nos enseñó y de vida eterna.


Es durante la Cuaresma y la Semana Santa cuando muchos separamos un espacio de sosiego e introspección reflexiva sobre aquellas cosas que nos inspiran a vivir de manera más ordenada y solidaria, restableciendo compromisos con nuestra fe y aquellos asuntos de conciencia que nutren nuestro espíritu. Buscamos aproximarnos más a Dios y hallamos esperanza en actos sencillos, pero llenos de contenido espiritual como la oración, la reconciliación y la reflexión.


Otras culturas también observan periodos de contemplación durante momentos especiales del año. Podemos mencionar la celebración judía de la Pascua, que conmemora la liberación de los israelitas del yugo de la esclavitud en el antiguo Egipto. Esta fiesta tiene una semana de duración en la que se llevan a cabo rituales relacionados con el sufrimiento del pueblo de Israel durante la esclavitud y el triunfo de su libertad. También, nuestros hermanos musulmanes observan el Ramadán, dedicando un mes de introspección, oración comunitaria en sus mezquitas y la lectura de su libro sagrado. Durante este periodo, los creyentes del Islam ruegan por el perdón de los pecados propios y del pueblo, realizan prácticas de reconciliación personal con Dios y de autocontrol mediante el ayuno y la oración.


Los hinduistas también observan prácticas devocionales diarias y otras celebraciones especiales, como el Diwali, realizando actos de penitencia, meditación y ofrendas a sus deidades. Diwali simboliza “la victoria espiritual de la luz sobre la oscuridad, el bien sobre el mal y el conocimiento sobre la ignorancia”. Aunque la adoración hindú no tiende a promulgarse en congregaciones, siendo generalmente íntima e individual, los hinduistas realizan rituales y disciplinas conducentes a un estado de control de las emociones tóxicas y valores morales que nos hacen mejores personas.


A través del mundo y las diversas culturas y etapas del desarrollo de la historia de los seres humanos, existe evidencia de nuestra búsqueda de la armonía con la naturaleza y con Dios, y fortalecemos nuestra fe refiriéndonos a aquellas enseñanzas que conocemos a través del folclor y nuestras escrituras sagradas. En el caso de las culturas occidentales de las que somos parte muchos judeocristianos, la Semana Santa significa el acompañamiento comunitario e íntimo de los fieles por el camino que recorrió Jesús hacia su sacrificio, hecho desde el amor, la piedad y la misericordia. La vivencia de la Semana Santa nos invita a la introspección sobre la angustia de Cristo en anticipación a su cruenta muerte como entrega voluntaria para lograr una transformación plena del ser humano: las obras ni la ley serían ya el garante de la vida eterna, sino amar a Dios sobre todas las cosas, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.


Muchos dedican la Semana Santa para descansar y disfrutar junto a la familia, que es, igualmente, parte de aquellas cosas que debemos buscar como seres sociales y entes familiares y comunitarios. Sin embargo, recordemos que somos, también, entes espirituales que necesitamos detenernos a reflexionar sobre lo que trasciende lo material y nos convierte en parte de un universo único e indivisible. Que estos días sirvan para nutrir esa partícula del espíritu que compartimos con Dios, unidos en esta peregrinación.

6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page