top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Por un mundo digital inclusivo


Por: Lilliam Maldonado Cordero


Este año, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) observa el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer bajo el lema: “Por un mundo digital inclusivo: Innovación y tecnología para la igualdad de género”.


Antes de atender el tema de la innovación tecnológica y el acceso de las mujeres a esta, es preciso detenernos a reflexionar que, a pesar de las luchas centenarias por lograr un espacio igualitario en nuestra sociedad, todavía falta mucho camino por recorrer para que ellas alcancen un trato justo en todos los ámbitos en los que se desenvuelven.


Basta con enterarnos de las zozobras que viven las niñas y mujeres en Irán por ejercer su derecho a estudiar. Ha trascendido que, desde finales de 2022 más de mil estudiantes iraníes de unas 58 escuelas de todo ese país han enfermado por lo que parece ser un envenenamiento no accidental, posiblemente con gases tóxicos. Las afectadas son estudiantes de nivel primario y secundario. Aunque colateralmente se han afectado niños y maestros -que es igual de lamentable-, la mayoría son niñas que han tenido que ser atendidas en entornos hospitalarios. A pesar de desconocerse las causas de estos eventos, algunos los atribuyen a factores sociogénicos masivos, sin descartar que sean grupos extremistas buscando desalentar las protestas lideradas por mujeres.


El germen de estas manifestaciones fue la muerte de la joven Mahsa Amini el año pasado, encontrada abatida a golpes luego de estar bajo la custodia de la policía de la moral, intervenida por haber dejado expuesto su cabello fuera del hiyab, un velo que tienen que usar las mujeres. Dejar el cabello expuesto por una mujer es algo proscrito por la religión y las autoridades públicas iraníes. Irán es un país totalitario que ha llegado a prohibir que las mujeres se eduquen por considerarlas inferiores a los hombres, aunque la finalidad es mantenerlas sometidas, dependientes y subordinadas. A raíz de la muerte de Mahsa, han surgido movimientos en protesta por la imposición de condiciones infrahumanas y violación de derechos civiles y humanos, lo que ha ocasionado persecución, encarcelamiento y muertes de mujeres y manifestantes a manos de las autoridades.


Enmarcada, pues, la realidad de esta disparidad social, la ONU señala otra frontera que debemos trascender por nuestras niñas y mujeres: el acceso igualitario a la tecnología, entendiendo que esto guarda mayor tangencia con aquellos países que, como el nuestro, cuentan con los adelantos tecnológicos.


La brecha digital de género también trae como consecuencia la desigualdad social y económica, mas no solo las mujeres. Este año, se invita a explorar la importancia de proteger los derechos de las mujeres y niñas en los espacios digitales, abordar la violencia de género en línea y a través de las nuevas tecnologías de la comunicación. De acuerdo con el Snapshot 2022 de la ONU, la exclusión de las mujeres del mundo digital corta en mil millones de dólares el producto interno bruto de los países de ingresos bajos y medios, y para 2025, la pérdida podría alcanzar el 1,5 billón, afectando a todo su componente social.


Estos datos, sumados a la importancia de ofrecer las herramientas disponibles para el pleno desarrollo de las mujeres y las niñas, deben ser explorados por todos los sectores de nuestro entorno social con el fin cerrar la brecha que las distancia de ellos basándose en prejuicios, discriminación e ignorancia. Luchemos por la equidad.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page