top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

“Proletarios de todos los países uníos”




Por: Juan Ilich Hernández


Muchos podrán cuestionarse o debatir el po rqué de este célebre título y de su reconocidísima fraseología. Pues precisamente este miércoles es primero de mayo o coloquialmente conocido entre activistas, anarquistas, feministas y marxistas como el día de los trabajadores/as. Lo más característico y llamativo al hacer referencia a este enunciado es que prácticamente nace de una de las primerizas feministas latinoamericanas, Flora Tristán. Proveniente de una familia acomodada de Arequipa y a su vez descendencia francesa por parte materna vivió la mayor parte en Burdeos, justamente donde escribió, desde mi punto de vista su obra insigne (1843) “La unión obrera”. De aquí es acontece el famosísimo enunciado “Proletarios de todos los países uníos”, hecho que marcó un precedente en la narrativa histórica, no solo para el feminismo, sino también para el mismo comunismo marxista.


Ante estos señalamientos, se hace más que compulsorio conocer los múltiples significados psicológicos, sociológicos, culturales y económicos- políticos que envuelve esta expresión ya que en contextos como la antigua Unión Soviética y/o en organizaciones sindicales adquiere otro entendido social. Y esto es debido a las distintas diferenciaciones e incluso subdivisiones que hasta el sol de hoy se mantienen vivas en los colectivos o gremios sobre cómo llevar el mensaje a las masas. El mejor ejemplo de este escenario es la misma izquierda versus derecha de estos tiempos, tanto a nivel micro como macrosocialmente. Dichos términos sociopolíticos actualmente se han resignificado e invertido notoriamente.


Con este deterioro histórico-cultural en el que nos situamos, son más que diversas las razones por las que debemos salir a la calle, aunque lo que aparente ser de una ideología de vanguardia sea lo opuesto. Tales hechos sociales bien son reflejados en los siguientes acontecimientos: la cruda imposición y extensión de vida a una vil Junta de Control Fiscal, el continuo genocidio palestino, el alza del petróleo, la sutil privatización del sistema público- educativo, el tape de la íntima relación pornográfica que aún guarda la Iglesia con el Estado, el remate de una depresiva calidad de vida con los precios de la inflación, el estado psicoemocional de incertidumbre, nuestro “issue o problema político” de status colonial, la corrupción politiquera entre PNP versus PPD, la feroz automizacion laboral, el calentamiento global y efecto invernadero, escasez de alimentos y recursos naturales, la creciente ola de la criminalidad, la desinformación mediática, la rampante violencia machista y de género , entre otras críticas problemáticas universalistas.


Algunos pensarán que la fórmula del marxismo en lugar de propulsar un bien común, lo que ha traído consigo mundialmente es un visible estado de descomposición sociocultural craso en un sinfín de países como Cuba, Corea del Norte, la fallida URSS (Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas), Camboya, etc. Sin embargo, sus aplicables recetas a nivel teórico- prácticas todavía parecen ser atinadas a ciertos espacios. El detalle y factor clave decisivo está en cómo armonicemos no solo a las masas plus movimientos vanguardistas, sino también a su determinante mayor, la base económica.


En resumidas cuentas, no hay que provenir de un seno ideológico para salir a protestar, ni mucho menos expresar la ensordecedora violencia inhumana de expropiarnos el libre derecho a vivir en paz. Es en ese sentido, que en el primero de mayo en todas las latitudes del mundo salen hacia algún espacio, sea virtual como físico para manifestar su repudio ante las opresiones del sistema neoliberal/colonial.


Por tal razón, salgamos cada primero de mayo a luchar por una justicia social y equidad libre bajo la herramienta de la organización social.


37 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page