• Editorial Semana

¿Qué es la Enfermedad Intestinal Inflamatoria?


Por: Editorial Semana, Inc.


Si sufre de dolor abdominal, diarrea más de una vez al día, sangre en las heces y pérdida de peso, usted podría estar padeciendo de Enfermedad Intestinal Inflamatoria (inflammatory bowel disease, o IBD). Este término recoge afecciones crónicas que causan inflamación en alguna parte de los intestinos y el desarrollo de úlceras, que pueden provocar malestar y problemas digestivos graves. Los síntomas exactos dependen de qué parte del tracto digestivo esté involucrado.


Hay dos tipos principales de IBD: colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. La colitis ulcerosa afecta solo el colon y el recto. La inflamación y las úlceras generalmente afectan solo el revestimiento de estas áreas, en comparación con las lesiones más profundas que se observan en la enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn puede ocurrir en cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. Habitualmente afecta a la última porción del intestino delgado (íleon) y al intestino grueso. A diferencia de la colitis ulcerosa, en la que el recto siempre está involucrado, en la enfermedad de Crohn no suele estarlo. Sin embargo, son habituales las infecciones y otras complicaciones alrededor del ano.


Las personas con IBD pueden tener síntomas fuera del tracto digestivo, tales como llagas en la boca y problemas de piel, dolor en las articulaciones, artritis, problemas oculares que afectan la visión, determinados tipos de erupciones y enfermedad hepática. Los síntomas pueden ser estables, pero luego agravarse de forma repentina durante un brote, al extremo de requerir un tratamiento adicional. Los brotes pueden ser muy peligrosos y hasta representar un riesgo para la vida, si no son tratados, toda vez que pueden provocar infección severa, sangrado o perforación intestinal.


La enfermedad intestinal inflamatoria se diagnostica tomando en cuenta el historial clínico del paciente, en combinación con alguna o varias pruebas. Una de las más comunes es una radiografía de bario. El bario es un líquido calcáreo que puede tomar por vía oral o como un enema. A medida que fluye a través de los intestinos, el bario aparece en la radiografía. Esto permite a los médicos detectar áreas problemáticas, como úlceras, hinchazón, estrechamiento u obstrucciones intestinales. Si aparecen problemas, su médico puede referirle a una tomografía computarizada para obtener más imágenes.


Otro procedimiento es la colonoscopia, en la que se utiliza un tubo delgado con una cámara para brindarles a los médicos una vista directa del interior del colon. Incluso las úlceras pequeñas y la inflamación leve se pueden ver de esta manera. Si alguna zona se ve inusual, el médico puede tomar una muestra de tejido (biopsia) para una investigación adicional. Otras pruebas incluyen análisis de sangre para buscar signos de inflamación o infección.


El tratamiento de la IBD depende de la severidad de la enfermedad. En su modalidad leve se trata con medicamentos antiinflamatorios de forma oral o en forma de supositorios o enemas. En los casos más severos se recurre a inmunomoduladores o inmunosupresores (por lo general similares a los que se utilizan para otras enfermedades autoinmunitarias).


Estos pueden administrarse por boca, por inyección subcutánea o por infusión intravenosa. Generalmente, los brotes requieren esteroides como tratamiento adicional. En los casos más severos, donde no se obtiene una mejoría con los medicamentos, el paciente puede requerir cirugía.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Cansado de su prótesis dental removible?

Por: Dr. José Núñez, Prostodoncista A diario recibimos pacientes inconformes con la prótesis dental removible que utilizan. Se quejan, con razón, de lo incómodo que resulta tener que utilizar pega par

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png