Buscar
  • Editorial Semana

Reducción en el Índice de Vivienda Asequible confirma que menos familias cualifican para compras


Por: Antonio Luis Negrón Cruz | CyberNews


El índice de Vivienda Asequible, que prepara Estudios Técnicos Inc., disminuyó en marzo de este año, tras el aumento continuo en los precios de las casas y un deterioro, por la inflación, del poder adquisitivo de los consumidores que les dificulta cualificar para préstamos hipotecarios, trascendió este lunes.


El economista Leslie Adames, Director de Análisis y Política Económica de ETI, informó en comunicación escrita es que “en meses recientes el Índice de Vivienda Asequible se ha deteriorado llegando a 69 por ciento en marzo de 2022, una reducción de 31 puntos porcentuales desde marzo 2020. En otras palabras, la familia típica tiene solamente el 69 por ciento de los ingresos necesarios para cualificar para un préstamo hipotecario, considerando un pronto de 20 por ciento”.


El Índice de Vivienda Asequible, preparado por ETI, mide si una familia típica que contribuye con un 20 por ciento de pronto pago para la compra de un hogar cualifica o no, según la mediana de ingreso, para un préstamo hipotecario. Un valor igual a 100% significa que la familia tiene los ingresos necesarios para cualificar para un préstamo hipotecario basado en el precio promedio prevaleciente en el mercado. Un valor mayor a este umbral supone que tiene ingresos más que suficientes para cualificar para un préstamo hipotecario, mientras que valores inferiores a ese umbral reflejan lo contrario.


Adames explicó que este Índice se situó en 61 por ciento en enero del 2011 y había ido mejorando gradualmente, hasta alcanzar un valor máximo de 100 por ciento en marzo del 2020. “Esta mejoría se atribuye a los niveles de tasas de interés históricamente bajos que prevalecieron en el mercado durante este periodo, así como a la corrección en precios que experimentó el mercado inmobiliario”, indicó.


“Sin duda, el incremento en el precio promedio de las viviendas y el deterioro en el poder adquisitivo debido a la inflación ya afectan la capacidad de las personas para comprar viviendas. Cifras publicadas por la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras muestran que las ventas totales de vivienda se contrajeron de 3,286 en el primer trimestre del 2021 a 2,776 en el primer trimestre del 2022, atribuible primordialmente a una contracción de 18 por ciento en las ventas de unidades de viviendas usadas”, comentó el economista.


Adames destacó que el Índice refleja que las cifras más recientes publicadas por OCIF a marzo, consideraban un precio promedio de venta de 193,813 dólares, y una tasa de interés fija a 30 años de 4.17 por ciento para marzo.


“El panorama podrá complicarse en el próximo año de mantenerse la tendencia al alza en las tasas de interés de los préstamos hipotecarios con tasas fijas a 30 años. Esta tasa ya rebasó el 6 por ciento y será un factor adicional que añadirá presión en la asequibilidad de vivienda en el mercado local y, por consiguiente, en las originaciones hipotecarias y ventas de vivienda”, concluyó.

0 visualizaciones