top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Reflexión y acción




Por: Myrna L. Carrión Parrilla


Continuamos en el mes de marzo, mes que aprovechamos para concienciar sobre la necesidad de continuar trabajando sobre la igualdad en derechos que debe existir entre hombre y mujer.


Como reflexionábamos la pasada semana, es mucho lo que nos queda por hacer para lograr erradicar la violencia de género y particularmente para contribuir a lograr un cambio de conducta en tantos particularmente hombres que llevan a cabo estas conductas. No digo que no se de en otros escenarios, pero debemos aceptar que es demasiado alto el número de mujeres víctimas de violencia.


La mayoría conocemos los casos que se discuten en los medios, pero nos sorprenderíamos si supiéramos del alto número que se encuentran viviendo en esta situación muchas veces calladas en sus hogares.


Es muy triste cuando nos adentramos en las comunidades y descubrimos el sin número de parejas que viven bajo un patrón de violencia ante el que me pregunto si estos hombres, es que estos no escuchan noticias, si no fueron a la escuela, si nunca pisaron una iglesia, cual fue el modelo de su hogar, cómo fue su infancia, qué llevan por dentro, en fin, que hay en su cabeza pues muchas veces salen a diario a trabajar como si nada y no pueden imaginar los que le rodean cómo se comporta con su pareja.


Me pregunto si son arrebatos de cólera, pues qué les hace actuar así, es el alcohol, la droga, una enfermedad o es una mente enferma que vive creando cosas e imaginando cosas sobre su pareja. En algo tan complejo no me atrevo a aventurar y dejo a los expertos en el tema, pero como ciudadana busco educarme en el tema para de algún modo poner el granito de arena que debemos aportar todos. Preguntémonos: ¿estamos claros en que tipos de maltrato existen? ¿Sabemos que debemos hacer si te enteras o conoces de alguien que es víctima de violencia de género? ¿Te inquieta como a muchos que si dices algo suceda algo peor? Educarnos es importante para poder ayudar.


Muchas organizaciones de base comunitaria trabajan duro para erradicar este mal, particularmente organizaciones de mujeres, lideradas y compuestas por estas.


En Caguas recientemente el Capítulo de Caguas del Club Cívico de Damas se proponen llevar una campaña educativa a comunidades, que interesen hablar y comenzar a educarse en el tema y del dialogo y el acercamiento, han podido identificar la gran necesidad que vivimos. Mujer Renace es el título del proyecto que ha comenzado a visitar comunidades con el objetivo de acercar las herramientas y la información a la gente.


Consignas de dignidad y respeto se están llevando por doquier, pero me pregunto ¿cuándo se unirán a estas voces los grupos y organizaciones que están compuestas por hombres? Para que el tema no sea solo de mujeres para mujeres, sino que sea toda una comunidad comprometida, porque el reto es de todos.


Por lo anterior, este mes nos pide reflexión y acción, reflexión para definir cómo unirnos a aportar y acción para hacer lo que haya que hacer y hacerlo bien.

8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

コメント


bottom of page