• Editorial Semana

Reformas para el desarrollo de Puerto Rico


Por: Jesús Santa Rodríguez


En el escenario político institucional que recién iniciamos, con un gobierno compartido, nos toca a todos los funcionarios electos trabajar para articular propuestas para la reconstrucción de la economía de Puerto Rico por encima de consideraciones ideológicas o político partidistas. En un País como el nuestro, que lleva catorce años en una depresión económica, y ha padecido y sigue sufriendo el resultado de eventos extremos inusuales, como la quiebra gubernamental general, huracanes, temblores y pandemias, es imperativo que el Estado desempeñe un rol fundamental en el proceso de coordinación económica y asignación de recursos. Por ello, presidir la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Ley Promesa de la Cámara de Representantes representa un gran reto, pero sobre todo, una enorme oportunidad y privilegio que este servidor está dispuesto a ejercer con el mayor de los compromisos.


Desde esta posición, buscaremos ser un puente de diálogo entre la mayoría legislativa cameral y el resto de los actores políticos y económicos que trabajan por el bienestar del conjunto de la sociedad puertorriqueña, para desarrollar las transformaciones que nuestra economía necesita urgentemente.


Una de las reformas que impulsaremos será la definición de los servicios esenciales que tienen categoría constitucional. Ello nos permitirá continuar con los procesos de renegociación de deuda con los acreedores, el gobernador y la Junta de Control Fiscal.

Buscamos evitar que el pago al servicio de la deuda sea leonino y pueda afectar adversamente los servicios del gobierno a los ciudadanos. Debemos tener presente que para nuestra delegación, el gobierno y la política tienen que estar en función del bienestar del pueblo. Queremos continuar siendo garantes para que todos los puertorriqueños tengan acceso a servicios de calidad en salud, educación, alimentación y seguridad.


Otra reforma que estaremos presentando será la de fortalecer la transparencia en el sector público. El presupuesto general del gobierno de Puerto Rico es una herramienta extremadamente importante para coordinar procesos de desarrollo económico. En los últimos tiempos, la práctica ha sido que el presupuesto asigna fondos a múltiples agencias sin pasar por un proceso de seguimiento o avalúo hasta que se presenta el presupuesto del año siguiente. En este cuatrienio vamos a realizar vistas públicas en períodos previos a la presentación del presupuesto, con el propósito de evaluar la eficiencia y efectividad con las cuales se está utilizando el dinero de todos los contribuyentes. De esta forma, garantizaremos que los jefes de agencia usen el dinero de todos de forma eficiente y transparente. En Puerto Rico, el presupuesto representa entre el 13% al 15% de la economía; por lo tanto, la eficiencia en el uso del dinero público tendrá un impacto positivo en la calidad del crecimiento económico.


Estas reformas buscan una ruptura con el pasado en el cual funcionarios podían usar el dinero de los contribuyentes para enriquecer a sus círculos internos, cayendo en esquemas de corrupción gubernamental y destruyendo la imagen y confianza de los ciudadanos para con su gobierno.


En esta nueva década, queremos devolver la confianza a las instituciones del gobierno para que la sociedad puertorriqueña pueda volver a creer que la política no es una mala palabra, sino una ciencia que, bien utilizada, sirve como un instrumento para cambiar y mejorar la vida de la gente. La nueva Asamblea Legislativa tiene muy presente que no puede haber economía saludable si las instituciones políticas son corruptas. El compromiso de este servidor, como siempre, será identificar aquellas reformas que nos permitan a todos recuperar la confianza del pueblo en las instituciones públicas, que al final, le pertenecen a la gente. Recuperemos el País.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png