• Editorial Semana

Relación entre la diabetes y la enfermedad cardiaca


Por: Editorial Semana, Inc.


La diabetes y la enfermedad cardiaca a menudo van de la mano. Pero usted puede proteger su corazón con simples cambios de estilo de vida que también lo pueden ayudar a manejar la diabetes.


La enfermedad cardiaca es muy común y grave: es la principal causa de muerte de hombres y mujeres en los Estados Unidos. Si usted tiene diabetes, sus probabilidades de tener enfermedad cardiaca o un accidente cerebrovascular y de tener estas afecciones a menor edad son dos veces mayores que las de alguien que no tiene diabetes. Mientras más tiempo tenga diabetes, mayores son sus probabilidades de presentar enfermedad cardiaca.


Pero las buenas noticias son que puede reducir su riesgo de tener enfermedad cardiaca y mejorar la salud de su corazón al cambiar ciertos hábitos en su estilo de vida.


Modo en la diabetes afecta el corazón


Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios que controla el corazón. Las personas con diabetes también tienen más probabilidades de tener otras afecciones que aumentan su riesgo de presentar enfermedad cardiaca:


La presión arterial aumenta la fuerza con que la sangre se mueve por las arterias y puede dañarlas. Tener tanto presión arterial alta como diabetes puede aumentar considerablemente el riesgo de enfermedad cardiaca.


Tener un nivel muy alto de colesterol LDL (“el malo”) en la sangre puede causar la formación de placa y dañar las paredes arteriales.


Se cree que tener un nivel alto de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre) y bajo de colesterol HDL (“el bueno”) o un nivel alto de colesterol LDL contribuye al endurecimiento de las arterias.


Ninguna de estas afecciones causa síntomas. El médico puede revisarle la presión arterial y hacerle un sencillo análisis de sangre para ver si tiene altos los niveles de colesterol LDL y HDL y de triglicéridos.


Estos factores también pueden aumentar su riesgo de tener enfermedad cardiaca: Fumar, tener sobrepeso u obesidad, no hacer suficiente actividad física, tener una alimentación con alto contenido de grasas saturadas, grasas trans, colesterol y sodio (sal), beber demasiado alcohol.


Las personas con diabetes también tienen más probabilidades de presentar insuficiencia cardia. La insuficiencia cardiaca, o fallo cardiaco, es una afección grave. Tener esta afección no significa que el corazón ha dejado de latir, sino que no puede bombear sangre eficazmente. Puede causar hinchazón en las piernas y acumulación de líquido en los pulmones, lo cual dificulta la respiración. La insuficiencia cardiaca tiende a empeorar con el tiempo, pero su diagnóstico y tratamiento temprano puede ayudar a aliviar los síntomas y detener o retrasar su empeoramiento.


Persona haciéndose revisar los niveles de azúcar en la sangre por un profesional médico.


Hágase chequeos regularmente para hacer seguimiento de su salud.


Pruebas de enfermedad cardiaca


Sus niveles de presión arterial y colesterol y su peso ayudarán a que el médico entienda su riesgo general de tener enfermedad cardiaca. El médico también podría recomendar que se haga otras pruebas para revisar la salud de su corazón; estas podrían incluir:


Un electrocardiograma (ECG o EKG) para medir la actividad eléctrica de su corazón. El latido del corazón es el resultado de un impulso eléctrico que se mueve por el corazón.


Un ecocardiograma (echo) para examinar el grosor del músculo cardiaco y la eficacia del bombeo.


Una prueba de esfuerzo (en una cinta caminadora) para ver qué tan bien funciona su corazón cuando se está esforzando.


Cuide su corazón


Estos cambios de estilo de vida lo pueden ayudar a reducir el riesgo de tener enfermedad cardiaca o prevenir que empeore, y también a manejar la diabetes:


Lleve una alimentación saludable. Coma más frutas y verduras frescas, proteínas magras y granos integrales. Coma menos alimentos procesados (como chips, dulces y comida rápida) y evite las grasas trans. Beba más agua, menos bebidas azucaradas y menos alcohol.


Intente tener un peso saludable. Si tiene sobrepeso, puede reducir sus niveles de triglicéridos y de azúcar en la sangre con solo bajar una moderada cantidad de peso. Una moderada cantidad de peso significa bajar entre el 5 y 7 % del peso corporal, lo que equivale a unas 10 a 14 libras en una persona que pesa 200 libras.


Haga actividad física. Ser físicamente activo hace que su cuerpo sea más sensible a la insulina (la hormona que permite que las células del cuerpo usen el azúcar en la sangre para producir energía), lo cual lo ayuda a manejar la diabetes. La actividad física también ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reduce el riesgo de enfermedad cardiaca. Intente hacer al menos 150 minutos de actividad física a la semana que sea entre moderada e intensa, como caminatas rápidas.


Maneje los factores clave de la diabetes:


Hágase una prueba de A1c regularmente para medir el promedio de los niveles de azúcar que tuvo durante 2 a 3 meses; trate de mantenerse dentro del margen objetivo lo más que pueda.


Trate de mantener la presión arterial por debajo de 140/90 mm Hg (o el objetivo que establezca su médico).


Maneje sus niveles de colesterol.


Deje de fumar o no comience.


Maneje el estrés. El estrés puede aumentar la presión arterial y también puede provocar comportamientos que no son saludables, como beber demasiado alcohol o comer demasiado. En lugar de eso, vaya a ver a un consejero de salud mental, intente hacer meditación o ejercicios de respiración profunda, haga actividad física o busque el apoyo de amigos y familiares.


El médico también podría recetarle medicamentos que pueden ayudarlo a mantener los niveles del azúcar en la sangre, la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos cerca de sus niveles objetivo.


Consulte a su educador sobre la diabetes


Trabaje con un especialista en el cuidado de la diabetes y educación sobre la diabetes para que lo ayude a evitar las complicaciones de salud, como la enfermedad cardiaca. El especialista le proveerá apoyo y soluciones y lo informará sobre los últimos adelantos en el manejo de la diabetes. Averigüe más sobre cómo la educación sobre la diabetes puede ayudarlo a cuidarse de la mejor manera posible. Y asegúrese de pedirle una remisión a su médico si todavía no cuenta con un educador sobre la diabetes.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png