• Editorial Semana

Riesgos de consumo en adolescentes


Por: Editorial Semana, Inc.


El cerebro adolescente aún se está desarrollando y todavía no es completamente maduro. De hecho, algunas partes del cerebro, tal como la corteza cerebral prefrontal (CPF) ubicada justo detrás de los ojos, parece que madura completamente ¡hasta los 24 años de edad! Esto dramatiza aun más el peligro que representa el consumo de sustancias o alcohol por parte de los adolescentes y el gran impacto que puede tener en su salud y bienestar.


Los adolescentes enfrentan desafíos, presiones, estrés, tentaciones e indagan en cerebros que aún no están del todo desarrollados. No es que los adolescentes no hayan tenido el tiempo ni la experiencia para adquirir un sentido amplio del mundo; simplemente, sus cerebros aún no han madurado físicamente.


Lidiar con la presión y el estrés no es asunto menor para un cerebro completamente maduro, así que menos para uno que está en la transición de la niñez a la edad adulta y en la transición del pensamiento concreto al abstracto. Es por eso que es más importante para los padres entender por lo que pasan los cerebros de sus hijos, pues los padres monitorean, y con frecuencia se preocupan por, los desafíos sociales, académicos y emocionales de sus hijos.


La Asociación Estadounidense de Pediatría (AAP), recomienda que se realicen pruebas de detección del consumo de sustancias en niños a partir de los 9 años de edad. La AAP mediante un acuerdo cooperativo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), creó una guía para implementar pruebas de detección del consumo de sustancias en los consultorios pediátricos para ayudar a los médicos a abordar las preocupaciones relacionadas con este asunto. Esta guía destaca las sustancias usadas con mayor frecuencia y el alcance del problema, como lo siguiente:


El alcohol, la marihuana y el tabaco son las sustancias más usadas por los adolescentes. Para cuando llegan al 12mo grado, 2/3 de los estudiantes han probado bebidas alcohólicas. Alrededor de la mitad de los alumnos de 9no a 12mo grado reportaron haber consumido marihuana. Alrededor de la mitad de los alumnos de 9no a 12mo grado reportaron haber probado cigarrillos. Entre los estudiantes de 12mo grado, cerca de 2 en 10 reportaron usar medicamentos recetados sin tener una receta. Los hallazgos muestran que las personas de 12 a 20 años consumen un décimo de todo el alcohol consumido en los Estados Unidos.


Riesgos del consumo de sustancias


El consumo de sustancias puede afectar el crecimiento y desarrollo de los adolescentes, especialmente el desarrollo cerebral. Se da con mayor frecuencia con otros comportamientos arriesgados, como tener relaciones sexuales sin protección y conducir de manera peligrosa.

Contribuye al desarrollo de problemas de salud de adultos, como las enfermedades cardiacas, la presión arterial alta y los problemas de sueño.


Por último, cuanto más temprano los adolescentes empiezan a consumir sustancias, mayores son las probabilidades de que continúen haciéndolo y que más adelante presenten problemas relacionados con este consumo. Cuando los adolescentes empiezan a beber alcohol a una edad temprana, aumentan las probabilidades de que se vuelvan adictos a las sustancias y que luego abusen de ellas más adelante en la vida.


Los padres pueden ayudar hablando con el pediatra de sus hijos sobre pruebas de detección del consumo de sustancias.


Los pediatras pueden ayudar a los adolescentes a evitar y reducir el consumo de sustancias al hablar con ellos sobre este tema. Ninguna cantidad en el consumo de sustancias es segura para los adolescente.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png