top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Sobre la niñez temprana




Por: Myrna L. Carrión Parrilla


Son muchas las inquietudes, los análisis y discusiones que vemos en programas, conferencias y hasta en conversaciones coloquiales, sobre qué se debe hacer para lograr una transformación en las futuras generaciones. Somos muchos los que buscamos que es lo que debemos hacer como país y por supuesto como individuos. A diario vemos noticias que nos mantiene en la pregunta “ que nos pasa Puerto Rico?”, a qué se debe tanta violencia, matanzas entre jóvenes, violencia de género, entre familiares, entre tantos otros casos que a diario vemos.


La realidad es que son muchos los factores, pero si queremos cambio para el futuro hay que empezar por hacer lo correcto con la persona de cada niño y niña que nace, crece y se desarrolla en este país. Cada vez más, se identifica la importancia tan grande que tiene lo que hagamos y lo que le aportemos en la vida de estos especialmente durante la niñez y en especial en sus primeros tres años. Se ha identificado además que los primeros cinco años el cerebro crece al ritmo más rápido.


El cerebro es un órgano que no había sido estudiado tanto, su complejidad es grande, pero su importancia es mayor. En tiempos recientes ha sido mucho el avance en el entendimiento de este importante y fundamental órgano, que es como diríamos en estos días, la computadora central de nuestros sistemas.


En estos estudios se ha entendido mejor no sólo como identificar, entender y tratar condiciones y/o enfermedades que se producen por desórdenes químicos del cerebro y como cualquier otro órgano hay que tratarlo con terapias, medicamentos, entre otros. Entender el cerebro ha sido importante además para conocer cómo aportar a un sano y saludable desarrollo de este y qué cosas permiten sea óptimo.


Los estudios establecen que los primeros tres años es el tiempo en el que el cerebro está más ávido a recibir y por lo tanto es el tiempo en que la calidad de los datos y experiencias que llegan a ese cerebro debe ser lo mejor. De ahí la importancia de la gran responsabilidad que tienen los padres y madres en estos tiempos de llevar a sus hijos lo mejor, no es cuestión de coto o dinero, sino de afecto, experiencias positivas de todo tipo, entiéndase, experiencias emocionales, afectivas, cognoscitivas, sociales, entre otras.


Los niños en la temprana edad necesitan de muchas cosas que muchas veces los padres no ofrecen por diversas razones. Sin duda, los tiempos han cambiado y cada día se hace más necesario contar recursos que asistan en este proceso, de ahí el valor seleccionar un buen Centro de Cuido que ayude a los padres en tan importante etapa de sus niños. Continuaremos conversando de este tema que debe ser importante para todos.


4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page