• Editorial Semana

Un barco llamado Mardi Gras


Por: Tito Muñoz

www.titomunozpr.com


Era el año 1961 cuando fue lanzado al mar un nuevo barco construido, el TSS Empress of Canada, para su tiempo era un elegante barco. Con 2,284 toneladas, tenía una capacidad aproximada de 1,250 pasajeros. Recordemos que para esos tiempos las travesías en barcos eran de punto A hacia el punto B. Era la forma de viajar de un país a otro.


El Empress salió justo cuando los viajes aéreos se convirtieron en el medio de viaje preferido, por lo que su dueño Canadian Pacific decidió operarlo solo durante los meses de verano. Su primer crucero fue por el Caribe y partió de Nueva York en diciembre de ese año. Por lo antes mencionado de los aviones, el número de travesías del Atlántico en verano se redujo rápidamente, hasta sólo siete travesías en 1969. Después de su 121 viajes en el Atlántico, en noviembre de 1971, se decidió ponerlo en venta.


Pocos meses después, en el 1972, un empresario llamado Ted Arison, cofundador de la ya existente compañía Norwegian Cruise Line, decide fundar una nueva compañía de cruceros y es cuando compra el Empress of Canada. Inmediatamente le cambia el nombre a TSS Mardi Gras y con este “nuevo” barco nace Carnival Cruise Line, una nueva línea de cruceros en el mes de marzo de ese mismo año.


El Mardi Gras recibió amplios cambios en su interior, aunque en su exterior, excepto por los colores, se mantuvo prácticamente sin cambios. Fueron muchos los viajes realizados por Carnival y sus nuevos y entusiasmados clientes. Con altas y bajas la nueva compañía logró colocarse entre los favoritos del público y el Mardi Gras era la punta de lanza.


Naturalmente el negocio siguió creciendo y por lo tanto ya el Mardi Gras se estaba quedando pequeño. Es cuando Carnival decide en el 1975 comprar un segundo barco. Su nueva adquisición fue el Empress of Britania, al cual le cambió el nombre llamándole el TSS Carnivale. Ya para el año 1978 compra y remodela el barco S.A. Vaal, para convertirlo en el barco llamado El Festivale, el barco más grande y rápido que navegaría desde Miami hacia el Caribe.


La historia de Carnival de ahí en adelante es muy conocida, de hecho, se llega a convertir lo que es ahora, la compañía de cruceros mas grande del mundo. ¿Pero y qué paso con el Mardi Gras?


Carnival decidió venderlo en 1993. Al venderlo se cambió de nombre al Olympic. Sin embargo, se fletó para convertirse en un barco casino llamado Star of Texas y navegó por el Golfo de México. En 1994, se convirtió en el Lucky Star y luego el Apollon. En 2003, lo vendieron como chatarra y poco después fue totalmente desmantelado.


Pero estamos en el 2020 y Carnival no olvida a su primer barco. Es por eso que nace un nuevo Mardi Gras. La próxima semana hablaremos de esta nueva maravilla flotante.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png