Buscar
  • Editorial Semana

Un clima diferente


Por: Myrna L. Carrión Parrilla


¿Quién no ha sentido en estos días que un clima diferente enfrentamos? Unas densas nubes de polvo que a penas nos limitan el respirar aire puro, un calor infernal que nos sofoca y tal parece andamos dentro de un horno, autos con cristales que hay que limpiar casi a diario pues amanecen nublados de polvo. Suelos polvorientos y jardines y plantaciones secos con hojas encogidas como sedientas de agua y alimento. Y se han secado los lagos y abastos de agua para el suelo puertorriqueño.


Pero el país enfrenta también un clima diferente en el ambiente político y de liderazgo en el país. Sufre el pueblo de otra sequía, una que sube las temperaturas y deja como resultado que lamentablemente de desarrolle falta de confianza en todo aquel que intente servirle al pueblo. Enfrentamos una sequía de líderes que cuiden su proceder y eviten todo aquello que no es honra ni deber.


En poco tiempo hemos visto, como varios municipios, enfrentan tristes noticias y como resultado quedan sin liderato, lo que nos hace pensar que una sequía de lideres hemos enfrentado.


Son muchos los retos que manejamos como pueblo en estos momentos y la escasez de agua se está planteando como una gran prioridad a la que todos debemos atender y poner de nuestra parte.


Sin duda debemos poner de nuestra parte pues a la naturaleza no podemos controlar, aunque sí ayudar, haciendo lo correcto y cuidando del ambiente. O cooperamos y actuamos como ciudadanos responsables o tendremos que enfrentar un racionamiento seguramente puede encarezca costos y como dicen, le pongan la cherry al bizcocho de la ansiedad que últimamente con tantas cosas la gente tiene.


En mis recuerdos está muy presenta la sequía que enfrentamos para los años noventa, la que negocios, centros de servicios y hospitales se vieron seriamente afectados por lo que esto representaba para los servicios que ofrecen. Más recientemente para el dos mil veinte enfrentamos otra situación igual. Me ocupa pensar que muchas veces como pueblo, tendemos a olvidar y repetimos los mismos errores. Sería muy serio enfrentar un tiempo de altos costos de gasolina, escasez de personal, calor, COVID y para completar desconfianza y frustración.


Ha habido un cambio en el clima por las acciones del hombre, que han marcado al planeta y han dejado sus huellas las que nos hacen vivir experiencias sin precedentes en las condiciones y eventos climáticos. De igual modo ha habido un cambio en el clima social y político del país, también causado por “las acciones del hombre”, que han marcado al país y a su gente, y ya más adelante veremos los resultados, de las huellas que han dejado.


Claro que un clima diferente enfrentamos un clima de desasosiego en algunos, de falta de fe y confianza en otros, un clima de asombro en algunos y un clima peligroso pues si perdemos la fe entre nosotros en nadie se confiará y no habrá estatus, ni ideal que nos pueda venir a salvar.


4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

La moral