top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Un enfoque en nuestros adultos mayores




Por: Jesús Santa Rodríguez


El número de nacimientos en la isla va en descenso mientras la población de personas de edad avanzada aumenta vertiginosamente según varias fuentes, incluyendo la cantidad de participantes en programas gubernamentales de acuerdo con su edad.


Por ejemplo, hace unas décadas nuestra cifra de menores participantes en programas como Head Start alcanzaba los 8,000 niños. Actualmente, este censo ha bajado a 2,092. Mientras, la población de las personas de mayor edad continúa en aumento, esto según los 6,100 envejecientes atendidos en centros de hogares de cuido subvencionados por el gobierno. Estos últimos datos fueron provistos por la secretaria del Departamento de la Familia (DF), Ciení Rodríguez Troche, durante su deposición para la evaluación de la propuesta de presupuesto de la agencia para el año 2024-2025.


Para garantizar cuidado digno y de calidad para las personas en hogares de envejecientes, el DF cuenta, entre otros recursos, con trabajadores sociales que supervisan estos centros. En contraste con el aumento en los participantes de cuidos subvencionados solo hay 332 trabajadores sociales dedicados a esta faena mientras ejercen otras funciones, es decir, unos 20 participantes por cada empleado. Al tiempo, hay que sumar entre 30 a 50 solicitudes nuevas diariamente para ubicar a personas de mayor edad en cuidos subvencionados sin que existan los fondos suficientes.


Otra crisis que enfrentamos como país es el gran número de envejecientes que son abandonados en instituciones hospitalarias. Para paliar esto, no es suficiente con comunicarse al DF para reportar estos abandonos sin antes agotar el debido proceso previo a la admisión de un paciente de mayor edad. Al presente, el DF está desarrollando un protocolo junto con los hospitales, para la coordinación de procesos más eficientes en el manejo de estas situaciones. Los datos que solicitarán las instituciones deberán incluir el contacto de los familiares del adulto mayor admitido, sus necesidades específicas, condiciones crónicas y capacidad de movilidad. Esto ayudará a identificar más eficientemente donde ubicarlo, incluyendo un hogar de cuido subvencionado de ser necesario, de formalizarse una querella de abandono ante el DF.


También, es necesario que el gobierno federal aumente los fondos a destinarse al cuido subvencionado y la supervisión de hogares privados de envejecientes. Para ello, funcionarios del DF han acudido a la capital federal para justificar estas asignaciones. Afortunadamente, un gran número de organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro y de base de fe, así como los gobiernos municipales, juegan un papel determinante en dar apoyo a esta población, y mantienen un censo de sus viejos, muchos de ellos viviendo solos. Pero, no son suficientes los 332 trabajadores sociales para evaluar los servicios subvencionados a nuestros adultos mayores en cuidos.


Es necesario que sean incrementados los fondos federales para servir directa e indirectamente a un mayor número de participantes, aumentarles la cantidad de trabajadores sociales y ofrecerles mejores condiciones de trabajo. Asimismo, la Junta de Control Fiscal está obligada a reconocer la crisis en el cuido de personas de mayor edad y atender favorablemente la petición presupuestaria destinada a estos servicios.

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page