• Editorial Semana

Un galeno que corre autos de carrera


Por: Jorge L. Pérez


La salud y los deportes han sido dos de las grandes pasiones el Dr. José Alberto Rivera.


Después de haber sido durante seis años el director de mercadeo de Humana Health Services, el Dr. Rivera fundó en 2005 la compañía Healthcare Ambulatory Services (HAS), la cual preside, y opera tres salas de urgencias: dos en Caguas -en Plaza del Carmen Mall y en Plaza Sanos en el pueblo- y otra en el Cayey Shopping Center.


“Yo no atiendo pacientes”, explicó, “estoy en la parte administrativa”.

Pero aparte de los servicios de salud que su compañía presta, esta mantiene también un contacto directo con el deporte cagüeño.


“Creo que desde el día cero empezamos a auspiciar y a ayudar a equipos de niños y juveniles de las ligas menores, voleibol y baloncesto”, dijo.


“Y todo estuvo funcionando bien hasta que llegó la pandemia”.


Naturalmente, los deportes se han paralizado en el país desde que se afincó el coronavirus, aunque, a pesar de sus vínculos con la salud, el doctor reconoce que, por suerte, la pandemia no ha tenido un efecto directo sobre su empresa.


“Aunque la situación en general es terrible”, dijo, “en el caso nuestro no quiere decir que estemos atendiendo más pacientes, o incluso muchos pacientes del COVID 19”.


“La gente está educada y sabe que si tiene los síntomas donde debe ir directamente es a un hospital, ya que nosotros lo que atendemos son cosas menores”.


“Claro, sí hemos tenido casos y los hemos atendido, pero luego los transferimos al hospital”.

“Y en la clínica, naturalmente, seguimos todos los protocolos de seguridad”.


¿Cómo ve la situación en general con la pandemia?


“Desgraciadamente, hasta que no surja una vacuna, vamos a seguir igual”, dijo. “Desgraciadamente”.


“Entonces es que podrá haber optimismo, y se espera que ya para fines de este año haya algo”.


¿Y en Caguas la situación es distinta, o equivalente a la del resto del país?


“Igual”, reconoció.


Pero él agradece el respaldo que siempre ha tenido de parte del gobierno municipal.


“Caguas siempre ha sido un agente facilitador para los negocios”, dijo, “y esa es una opinión que sé comparten otros comerciantes”.


“Es una buena ciudad para hacer negocios”.


Sus vínculos con el deporte, sin embargo se remontan a su niñez y juventud.


“Empecé a jugar balompié desde niño y seguí de adolescente y de adulto hasta los ventipico años”, dijo el doctor, de 60 años de edad.


“Jugué con la selección de Caguas en la Liga Superior”.


“Y después, en los años ochenta, fui uno de los fundadores de la Asociación Central de Balompié de Puerto Rico”.


Sus vínculos con ese deporte se distanciaron ya para principios de los años 2000, “cuando yo empecé en mis otras labores y realmente no tenía tiempo”.


En los últimos 20 años, sin embargo, el doctor Rivera ha desarrollado un vínculo muy estrecho con otro deporte: el automovilismo.


“Más o menos desde los 40 años yo pertenezo al Club de Corredores de Circuito y compito en Salinas”, dijo.


“Tengo un Porche 930”.


Reconoció, claro, que no debe ser un deporte muy común para un médico de su edad, que quizá parecería más indicado para relajarse jugando golf, pero sí parece serlo para él.


“Sí es un deporte un poco caro y hay que tener un poco de dinero, por lo que es común que uno empiece ya a cierta edad”, dijo.


“Y todo iba muy bien… hasta la pandemia”.

Suscríbete a nuestro boletín

© Editorial Semana, Inc.

Calle Cristóbal Colón Esquina Ponce de León #21 Caguas, PR, 00725

icono.png