top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

Un gobierno indiferente a la gente




Por: Jesús Santa Rodríguez


Pedro Pierluisi había apostado al aturdimiento del pueblo causado por las olas de calor y el gran número de apagones registrados en la isla que se han recrudecido durante los últimos meses pensando que tendría algún grado de inmunidad de frente a una primaria. Recordaremos que el gobernador defendió a capa y espada las ineficiencias de LUMA Energy, responsable de la transmisión de energía eléctrica, dándole la espalda al sufrimiento de la gente, rechazando vehementemente la posibilidad de cancelar ese contrato. Minimizó el trato que LUMA le estaba dando a las múltiples quejas de los clientes de la otrora Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), a pesar de que su servicio ha empeorado significativamente.


Estemos claros. El país no perdona ni olvida que durante la más reciente gerencia de la AEE el servicio había deteriorado considerablemente. Fueron muchos los titulares y más el desasosiego de los puertorriqueños durante y posterior al paso de los ciclones varios ciclones y hasta lloviznas que quedaron sin servicio eléctrico por muchos días. A raíz de su desempeño y la deuda tóxica que acumuló, el gobierno ejecutó un contrato para privatizarla, aun pagando más de lo que nos costaba la AEE.


Luego de tres años de administración de la privatizadora LUMA, la situación en la provisión de energía, lejos de mejorar, ha ido en picada. En gran medida, esto responde a que LUMA incumplió crasamente con su obligación de desganchar áreas que afectaban el tendido eléctrico, fracasó en mantener adecuadamente la red y los transformadores y, peor, no desarrolló e implantó un programa de sustitución de estos oportunamente. Incluso, la falla en la distribución que causó los más recientes apagones en el sur pudo haber sido evitada, de LUMA haber actuado con responsabilidad y celeridad, pues tenían conocimiento del estado precario del transformador que colapsó dejando a miles de familias sin servicio durante semanas.


En medio de esta crisis, es relevante recordar la indiferencia del gobierno durante los pasados años ante el incumplimiento de LUMA. Ante los apagones, el gobernador le dio largas al asunto afirmando que “el tema de LUMA es el mismo de siempre”, y se atrevió a decir que la gente no quería que LUMA se fuera.


Luego de una derrota innegable fue que le entró el alma al cuerpo al gobernador, este ha tratado de enderezar el caos de LUMA. Esta semana, intentó lavar su imagen de impunidad expresando con aires de indignación: “Hasta aquí llegué yo”. Esto, en reacción a la caída de varias centrales generatrices y un apagón masivo que mantuvo a oscuras al país.


No existe oportunidad de vindicación del gobernador y su partido. Pero, en el tiempo que le queda, para que no sea recordado como el gobierno más indiferente de la historia, que haga buena su palabra de fiscalizar -aun tarde- el desempeño de LUMA, y de encontrarse en violación de los acuerdos, que se identifique un proveedor con los credenciales, experiencia y recursos para su sustitución que pueda cumplir con la encomienda lo antes posible. El pueblo no aguanta más la impunidad ni la indiferencia.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page