Buscar
  • Editorial Semana

Veamos el vaso medio lleno y no medio vacío


Por: Myrna L. Carrión Parrilla


Mucho se habla de la importancia de cuidar nuestra salud mental. Múltiples estrategias se nos dan, recomendaciones de tipo espiritual, de tipo físico, relacionadas con laalimentación, para el mundo del trabajo, en resumen, para poder obtener un estado de bienestar total debemos dar una mirada holística a nuestra vida y a todo lo que es parte de ella.


Para que esa mirada aporte a nuestro bienestar y contribuya a nuestra salud mental, es que la misma la demos desde una perspectiva positiva, una mirada que como dice el refrán veamos el vaso medio lleno y no medio vacío. Me atrevo a decir que es una muy mala costumbre el que algunos estemos siempre mirando lo que nos falta, lo que no tenemos, lo que no sirve o no funciona. No quiero decir con esto, que olvidemos autoevaluarnos y que ignoremos aquello que debemos y podemos mejorar, pero de ahí, debemos pasar a la acción y no quedarnos en la queja y en el creer que otros son mejores porque tienen lo que nosotros no.


En esa mirada, debemos tener el cuidado de reconocer que hay cosas que no tenemos porque no nos corresponden, por ejemplo, no podemos tener nieve ni en diciembre ni en verano, porque vivimos en el trópico, si queremos nieve en cualquiera de esas épocas debemos ir a donde la hay. Sin embargo, usando ese mismo ejemplo, mientras aquí algunos nos quejamos, que muchos sueñan con tener los radiantes veranos nuestros y las navidades con el único sabor boricua.


Este verano vimos llegar a la isla un alto número de visitantes por razón de varios eventos que se llevaron a cabo en nuestra isla. Un evento internacional de reconocimiento a jóvenes en algunos géneros de la música, la llegada de las embarcaciones de varios países por razón de la regata del aniversario de la Ciudad Capital y la celebración del setenta aniversario de la Constitución de Puerto Rico el pasado 25 de julio.


En estos eventos, pudimos ver como tantas personas llegaban hasta aquí a elogiar el carácter y la hospitalidad de nuestra gente, nuestras playas y paisajes, los logros y protecciones que nos brinda un documento que se reconoce internacionalmente como de avanzada, nuestra carta magna, la Constitución.


Tendríamos un mayor bienestar como pueblo, si en ves de quejarnos, reconocemos lo que tenemos y nos comprometemos a mejorarlo. Con todo lo que nos falte o haya que mejorar, si extendemos la mirada a países cercanos, veremos las bendiciones que tenemos. Vivimos en un país hermoso, ¡cuidémoslo!, somos gente talentosa, ¡aportemos!, tenemos derechos como pocos de nuestros países vecinos, ¡pero cumplamos con los deberes! Por nuestro bienestar, comencemos por valorarnos.


Reconozcamos nuestros valores, demos gracias por lo obtenido y sembremos la pasión por lo nuestro en las nuevas generaciones.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo