Buscar
  • Editorial Semana

Vital el calcio en el desarrollo de los niños


Por: Editorial Semana, Inc.


El calcio es fundamental para el óptimo desarrollo de los niños. Es primordial para la formación de todos los huesos, proceso que ocurre en la infancia y adolescencia. La cantidad diaria de calcio que se necesita varía según la edad la genética y el nivel de actividad física. Las recomendaciones van entre 200 mg en lactantes menores de 6 meses a 1300 mg al día en adolescentes y en condiciones normales se absorbe el 30-40% del calcio que se consume.


Las principales fuentes de calcio en la dieta son los lácteos. En el primer año de vida, lo es la leche materna y en niños más grandes podemos hallarlo en fórmulas lácteas infantiles, leches derivadas de vaca, yogures y quesos. También, aunque en menor medida, lo halamos en algunos vegetales verdes como el brócoli. De igual manera hay alimentos fortificados con este mineral, como cereales y bebidas vegetales. También se pueden utilizar suplementos en tabletas o jarabes, disponibles en el mercado. Lo importante es que el consumo de estos sea acorde a la edad y requerimiento de cada niño y que sea en condiciones que aseguren que este calcio se absorba de forma adecuada.


Déficit de calcio en niños


Un bajo consumo o absorción de calcio puede generar complicaciones en la salud y el desarrollo del niño, presentando problemas como el raquitismo o deformidades óseas. El déficit de calcio afecta el estado mineral de los huesos, por lo que, los niños que no consumen tienen mayor riesgo de fracturas, esqueleto de menor tamaño, menos crecimiento y alteraciones en el esmalte dentario y caries. En edad adulta, aquellos que no consumieron calcio en la niñez tienen más riesgo de osteoporosis, hipertensión arterial y obesidad.


Cómo reconocer el déficit de calcio


El déficit de calcio en un niño, puede reflejarse en los siguientes síntomas:


Fracturas no explicables por traumatismo.

Piel seca y uñas quebradizas.

Calambres musculares, temblores y rigidez.

Arritmia -problema con la frecuencia o ritmo del corazón-.


Si usted observa alguno de estos síntomas, lleve a su niño a un especialista, que ordenará los exámenes correspondientes para determinar si son de origen nutricional -por baja ingesta de este mineral- o tienen otro origen.


En general, se realizan estudios de laboratorio a partir de muestras de sangre para analizar el nivel de calcio y sus hormonas que regulan el metabolismo. También se pueden realizar imágenes para determinar el contenido mineral óseo.


1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo

Por: Editorial Semana, Inc. La American Heart Association estableció el Registro de Enfermedades Cardiovasculares del COVID-19 al inicio de la pandemia, y el registro ha llevado a una serie de estudio