top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

¡BASTA YA!




Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


Nota: Cedemos nuestro espacio de hoy al compañero, Lic. Raúl Tirado. A continuación su escrito:


El 7 de octubre de 2023, marcará otro hito en la historia post-moderna. Con el conocimiento de las agencias de inteligencia israelíes, según The New York Times, el Movimiento de Resistencia Islámica o HAMÁS atacó injustificadamente a la población civil israelí causando 1,200 muertes y secuestrando a sobre 200 personas de todas las edades. Como respuesta, el Gobierno de Israel declaró una “guerra” que se extiende hasta hoy, que ha costado la vida de sobre 28 mil gazatíes, la mayoría niños y mujeres. Uno y otro atentado en contra de la paz y de elementales derechos humanos no se justifica. Sin embargo, los organismos internacionales y las potencias mundiales que concurren en ellos se han desentendido ante la mirada atónita de la humanidad.


En el Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador estadounidense vetó una moción de su Secretario General, Guteres, para ordenarle a Israel un cese al fuego. Por su parte, Joe Biden le reclama a Netanyahu que se abstenga de infligir grave daño a la población civil, pero al 30 de diciembre de 2023, su administración había provisto armamento por valor de 147,5 millones de dólares.


Tanto republicanos como demócratas están negociando una aportación adicional de $93 billones para Israel y Ucrania.


No se puede estar a dos aguas. Y para colmo, la Corte Internacional de Justicia desestimó un ruego hecho por Sudáfrica a los mismos fines que Guteres, optando por una orden aguada para que Israel permita la entrada de efectos de primera necesidad a la Franja de Gaza, misma que ha incumplido provocando el hambre y las enfermedades entre los gazatíes, en especial los niños, víctimas involuntarias de la barbarie del actual gobierno israelí. Todo ello nos debe hacer pensar si los organismos internacionales siguen teniendo pertinencia al permitir la impunidad de actos violatorios de los Convenios de Ginebra, nueve en total, que prohíben, entre otras cosas, que: 1) Se ataque a la población civil; 2) se tomen rehenes; 3) Se atente contra la dignidad personal; 4) Se castigue colectivamente a la población civil; 5) se ataque al personal sanitario, así como las unidades, los materiales y los vehículos sanitarios identificados con el signo de la cruz roja, la media luna roja o el cristal rojo sobre fondo blanco; 6) Se ataquen hospitales o se impida su funcionamiento, aunque no hayan allí heridos ni enfermos; 7) Se usen civiles como escudos humanos y 8) que se haga padecer hambre a la población civil del adversario, destruir los bienes indispensables para su supervivencia y causar daños extensos, duraderos y graves al medio ambiente natural.


Basta ver las imágenes para saber que el gobierno israelí ha violentado tal principio en un abierto acto de soberbia y genocidio. Basta ya de la barbarie en contra de los más débiles. Promovamos el reconocimiento del Estado de Palestina y la fraternidad entre los pueblos. DIGAMOS NO AL SALVAJISMO, VENGA DE DONDE VENGA.

4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page