top of page
Buscar
  • Foto del escritorEditorial Semana

El rostro del colonizado




Por: Prof. Luis Dómenech Sepúlveda


“El mayor triunfo de los imperios es enseñar al colonizado a devaluarse a sí mismo”.(Oscar López Rivera)


Decíamos en una columna anterior que los imperios, en aras de triunfar e imponer sus propios controles de hegemonía, geopolítica y económicas, necesitan manipular grandes masas de colonizados dispuestos a aceptar incondicionalmente la subyugación de sus propias tierras a cambio de prebendas, lentejas y privilegios coloniales. Lamentablemente, esa ha sido la trayectoria histórica tanto del liderato bipartidista de los pasados 126 años como también de los sectores más vulnerables que, motivados por seguir ‘guisando’ de los privilegios coloniales, han optado por vender su alma al mejor postor para beneplácito del implacable colonizador.


La reciente visita de Kamala Harris a Puerto Rico (primera mujer en alcanzar la vice presidencia de Estados Unidos) justamente el 22 de marzo durante la celebración del 151 Aniversario de la Abolición de la Esclavitud, dejó inequívocamente confirmado el grado de colonialismo que permea en Puerto Rico desde la conquista de 1898. Resulta francamente vergonzoso el despliegue de servilismo, sumisión y colonialismo no solo del liderato bipartidista, sino también de los sectores más oportunistas de la colonia con el objetivo de congraciarse con la metrópolis. Una vez más, fuimos testigos del más vergonzoso y humillante despliegue de loas y pleitesías al que nos tienen acostumbrados los apologistas del bipartidismo colonial y los sectores que representan los grandes intereses del capitalismo corrupto y depredador de nuestros tiempos. Estos personeros pretenden congraciarse con las esferas de poder estadounidense con el único objetivo de multiplicar sus cuentas de ahorro, aunque para ello tengan que humillarse y rendir pleitesías ante los pies del señor feudal.


Como era de esperarse, la visita de la vicepresidenta estadounidense estuvo motivada principalmente por intereses político partidistas. Aunque Kamala y su partido demócrata saben muy bien que los puertorriqueños carecen del derecho al voto presidencial debido a nuestra condición colonial, no es menos cierto que Joe Biden interesa congraciarse con los más de cinco millones de puertorriqueños que residen en Estados Unidos dado que ellos representan la diferencia entre la victoria o la derrota electoral ante la candidatura del notorio, Donald Trump. Pero más aun, Kamala vino en busca de grandes sumas de dinero para su campaña política. De ahí la designación de grandes donativos de $25,000 y $100,000 provenientes de los inversionistas políticos y los aduladores de la relación colonial con Estados Unidos. De hecho, cuando se le preguntó sobre el estatus de Puerto Rico, sencillamente Kamala respondió con la trillada y desprestigiada respuesta imperial de que “ella respaldará la decisión de los puertorriqueños”.


Casualmente, una semana antes de la visita de Kamala Harris, hubo otro derroche de sumisión y servilismo cuando siete mil colonizados se dieron cita en el Coliseíto Pedrín Zorrilla para elegir la nueva Junta de gobierno del inconsecuente Partido Demócrata de Puerto Rico En esa farsa también quedó confirmada nuestra postura histórica de que “los imperios, para triunfar. Necesitan el apoyo incondicional de los fieles de la colonia.

6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Leah

Comments


bottom of page